Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carter quiere entrevistarse con Brejnev, al menos una vez al año

Para Jimmy Carter, no existen suficientes razones de peso que justifiquen una modificación de- las propuestas básicas de Estados Unidos sobre un acuerdo de limitación de armas estratégicas con la URSS. Sin embargo, la negativa soviética a aceptar tales condiciones era «previsible», según afirmó el presidente norteamericano, que se mostró, pese a todo, optimista respecto al éxito de las conversaciones SALT.

Durante una conferencia de prensa celebrada ayer en la Casa Blanca, Carter anunció su intención de entrevistarse con el líder soviético Leónidas Brejnev, «por lo menos una vez al año» y dijo que muy posiblemente la primera entrevista tendrá lugar en Estados Unidos, durante el año en curso, quizá en septiembre u octubre.«No veo motivos para cambiar nuestras dos propuestas básicas: la ratificación de los acuerdos de Vladivostok y una drástica reducción en todos los armamentos», afirmó también Carter. Los soviéticos señalaron recientemente, tras el fracaso de las conversaciones de Moscú, que no aceptarían un nuevo acuerdo que estuviese basado en el de Vladivostok, firmado en 1974 por Ford y Brejnev.

Aunque Carter reconoció que la negativa soviética era «previsible», se mostró optimista ante el hecho de que los dirigentes rusos hubiesen anunciado publicamente su postura y explicado la misma al pueblo soviético, y expresó su confianza en la consecución de un acuerdo final sobre limitación de armas estratégicas.

Las declaraciones de Carter se produjeron poco después de que un editorial del diario oficial soviético Pravda hubiese atacado con dureza las propuestas negociadoras estadounidenses, de las que afirmaba que «no pueden ser tomadas en serio» y que «no contienen ningún.elemento constructivo».

Carter no comentó directamente el artículo del periódico soviético, pero aparentemente intentó restarle importancia y dijo que le gustaría entrevistarse con Brejnev con o sin acuerdo de limitación de armas estratégicas.

Poco después de la conferencia de prensa celebrada con Carter, tenía lugar en el Departamento de Estado una nueva reunión para tratar el tema de la limitación de armamentos entre el embajador soviético en Washington, Anatoli Dobriynin, el secretario de Estado Norteamericano, Cyrus Vance, y eljefe de la negociación por parte estadounidense, Paus Warnke.

Propuestas inaceptables

Los soviéticos siguen manteniendo que las propuestas norteamericanas son inaceptables, porque dejarían en total inferióridad a la URSS. En caso de que se llegara a un acuerdo de reducción de los misiles balísticos intercontinentales, Estados Unidos tendría ventaja, ya que posee muchos más proyectiles de alcance medio, que podrían ser disparados desde bases en el extranjero, cerca de la frontera soviética o desde barcos estacionados en aguas próximas a la URSS. Por ello, los rusos pretenden que el misil Crucero, con un alcance de 1.500 millas, se incluya en las limitaciones, a lo que se niegan los norteamericanos.En cambio, estos atribuyen carácter estratégico al bombardero soviético Backfire, que para los rusos es un arma táctica, ya que su autonomía de vuelo (1.300 millas, según los rusos) no le permitiría atacar objetivos en territorio norteamericano.

Por último, una reducción de los 2.400 ingenios nucleares acordados por ambas partes en Vladivostok, beneficiaría también a Estados Unidos, alegan en Moscú, porque posee menor número de misiles balísticos intercontinentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 1977

Más información

  • Aunque no haya acuerdo sobre limitación de armas estratégicas