Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión de Presupuestos aprobó créditos por más de 15.700 millones

Un total superior a los 15.700 millones de pesetas fueron aprobados ayer por la Comisión de Presupuestos de las Cortes, con escasa presencia de procuradores -no se superó la cifra de veintitrés, inferior a la mitad de sus miembros-, y sin que en ningún momento se planteara el tema de la legalización del PCE, protagonista de las conversaciones de pasillos, y objeto de una petición de Pleno extraordinario promovido por Alianza Popular y de dudoso éxito, en opinión de algunos procuradores. Durante la sesión se produjeron reticencias contra el Gobierno y lamentos por las recientes dimisiones.

Las críticas al Gobierno estuvieron a cargo del señor Fugardo quien, en un momento dado, rechazó que el Ejecutivo pasara sus proyectos. legislativos por las Cortes. «Que lo hagan por decreto-ley, como otras cosas, y que nos dejen tranquilos. No tenemos por qué hacer de cencerros. Al menos, yo me niego a ello. Votaré en contra.»Se debatía en ese momento la concesión de 1.051.600.000 pesetas, para atender el pago del complemento de qedicación plena al profesorado de Educación General Básica a partir del 1 de septiembre de 1976. Las protestas del señor Fugardo contra este crédito se iniciaron a la vista de que se trataba de cubrir complementos por «dedicación plena», cuando los profesores estaban constantemente en huelga en esa época. «Como no sea dedicación a mítines y esas cosas...»

A pesar de las aclaraciones del representante del Ministerio de Hacienda -se trataba de un acuerdo por parte del Gobierno para anticipar el disfrute del complemento citado, previsto en el presupuesto para 1977, al cuatrimestre último de 1976- y de la defensa que hizo el señor Bernal sobre la actitud reivindicativa del profesorado, «seguramente legítima», el señor Fugardo votó en contra de este proyecto de ley.

Fue ésta la única disidencia a la aprobación masiva, y prácticamente sin debate, de los ocho proyectos de ley dictaminados ayer, además del voto en contra del propio señor Fugardo a la aprobación de dos créditos extraordinarios por importe próximo a los 7.000 millones de pesetas, para satisfacer el déficit de explotación de Renfe en 1975. El señor Serrats, que también criticó estos déficit progresivos -a pesar de las promesas triunfalistas de un ministro de Obras Públicas hace varios años-, y que lamentó la falta de explicaciones a las Cortes, aunque sólo fuera por cortesía, de los resultados de Renfe, se limitó a abstenerse.

El señor Fujardo protestó también porque, ante una economía que está tan remal, el Gobiemo no explique esto, «sino otras cosas que creo que no interesan tanto al país».

Al término de la sesión, el señor Urgorri -que había actuado como ponente de varios de los proyectos de ley aprobados- intervino para proponer que constara en acta el sentimiento por la pérdida del ministro de Marina como procurador en Cortes, al haber dimitido como ministro.

Varios procuradores le interrumpieron para recordarle que el señor Pita da Veiga continúa siendo procurador, en su calidad de, consejero nacional del Movimiento designado por Franco. «Entonces no he dicho nada», añadió el señor Urgorri, quien aprovechó que estaba en el uso de la palabra para expresar lo lamentable que era la dimisión de Torcuato Luca de Tena y que se produjeran «estos actos».

Ocho créditos extraordinarios

En el orden legislativo, el resultado de la sesión de ayer fue que la Comisión de Presupuestos dio su aprobación a ocho proyectos de ley que suponen un total de 15.755.586.288 pesetas en créditos extraordinarios y suplementos de crédito.Cuatro de estos proyectos de ley figuraban en el orden del día de la Comisión, y se aprobaron sin debate. Por el primero, se concede un suplemento de crédito al Ministerio de Justicia para continuar la realización de las obras de construcción del edificio de Juzgados de Madrid en la plaza de Castilla; por el segundo, se conceden al Ministerio de Obras Públicas varios suplementos de crédito por un importe total de 350 millones de pesetas para aplicación del convenio colectivo sindical del personal laboral; por el tercero, se concede un crédito extraordinario al Ministerio de la Gobernación, por un importe total de 1.350 millones de pesetas para satisfacer los gastos de celebración del referéndum nacional del 15 de diciembre de 1976, y por el cuarto, se conceden al Ministerio de Obras Públicas dos créditos extraordinarios por importe total de 4.210.710.000 pesetas para abono de expropiaciones realizadas por el departamento.

Seguidamente, el presidente de la Comisión, Carlos Pinilla, anunció el debate sobre otros cuatro proyectos de ley remitidos por el presidente de las Cortes, por razones de urgencia, para que los beneficiarios de las cantidades que se aprobaran las pudieran recibir. No obstante, varios procuradores expusieron sus reticencias a este procedimiento, por no haber tenido apenas tiempo para estudiar los proyectos.

En primer lugar fueron aprobados dos créditos extraordinarios al Ministerio de Obras Públicas, por 6.980.776.288 pesetas, cuyo importe, casi todo, se destinará a satisfacer a la Renfe el déficit de explotación del año 1975, y el resto, superior a 133 millones de pesetas, para completar la aportación estatal para amortización de empréstitos del mismo año.

Seguidamente, se aprobó lá concesión de un suplemento de crédito de 1.400 millones de pesetas, con destino a gastos de diversos Ministerios para abono de emolumentos a personal laboral.

A continuación, se aprobó un crédito extraordinario al Ministerio de Asuntos Exteriores, para satisfacer la contribución voluntaria de España de ayuda a los refugiados árabes de Palestina, en cumplimiento de lo dispuesto en el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros de 21 de mayo de 1976.

Por último, se aprobó el suplemento de crédito ya mencionado al Ministerio de Educación y Ciencia, para las atenciones al profesorado, por importe de 1.051.600.000,pe setas.

El estudio de las estadísticas presupuestarias de los meses de noviembre de 1976 a febrero de 1977, que habitualmente suele despachar la Comisión de Presupuestos en pocos minutos, suscitó un extenso debate, a causa de la propuesta de Salvador Serrats, bien acogida por el presidente, de sugerir al, Gobierno que el actual superávit presupuestario, resultante de los ingresos por recaudación, superior a los 50.000 millones de pesetas, se destinara a inversiones que remediaran el alto índice de paro. Así se aprobó, si bien el representante del Ministerio de Hacienda había advertido que en el decreto-ley sobre medidas económicas, figuraba el propósito gubernamental de dedicar 50.000 millones a dotación de acción coyuntural. Por su parte, el señor Bernal tampoco se mostró partidario de orientar al Gobierno sobre temas que debe conocer y, en todo caso, de dar su aprobación en vez de a un texto concreto, a la preocupación de un señor procurado r.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 1977

Más información

  • "Lamentos" por las dimisiones y silencio por el PCE