Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sigue aplicándose la amnistía al mismo ritmo

Uno de los amnistiados de UPG estaba en las listas de los GRAPO

Xosé María Brañas Pérez, uno de los militantes de Unión do Povo Galego amnistiados el pasado miércoles, estaba incluido en la lista de quince presos políticos cuya liberación fue exigida por los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre para liberar a Antonio María de Oriol y Urquijo, presidente del Consejo de Estado, secuestrado el 11 de diciembre pasado.

A las puertas de, la prisión esperaban a los cuatro excarcelados algunos compañeros de su partido, los padres de uno de los presos y algunos periodistas. «Nosotros nos enteramos de que se nos iba a poner en libertad -nos dijeron- minutos antes de que saliésemos por la puerta. Sabemos que el director de la cárcel conocía desde algunas horas antes la orden que llegó desde Madrid, pero no nos dijo nada hasta el último momento.» Al abrazar a varios amigos y familiares sé produjeron algunas escenas emotivas, durante las cuales María Vázquez estalló en llanto de alegría. «Estamos los cuatro muy contentos -contestó la nacionalista gallega-, pero al mismo tiempo nos entristece ver cómo todavía quedan en las cárceles muchos presos vascos y de otros lugares. Seguiremos luchando por la libertad de todos y por la liberación nacional y social de Galicia. »En una conversación mantenida ayer en La Coruña, los cuatro excarcelados nos contaron sus impresiones desde que fueron detenidos el mismo día. Antes de la muerte de Franco llegaron a pensar que podrían pasar hasta veinte años en la cárcel. Más tarde empezaron a ver cómo se podía acercar algún día la libertad y siguieron con interés desde la prisión los acontecimientos políticos españoles. Consideran que el segundo Gobierno de la Monarquía jugó mejor la carta de la liberalización, pero alternó al mismo tiempo una cierta democratización con prácticas represivas. «Nuestra intención -dijeron- es tratar ahora de asimilar los cambios políticos y sociales experimentados durante el largo año y medio que pasarnos en la cárcel. A nivel personal seguimos siendo nacionalistas gallegos, militantes de la UPG, y nuestro deseo es seguir luchando por Galicia. »

Algunos significados miembros de la UPG acudieron a La Coruña para recibir a los liberados. Elvira Souto, secretaria general del partido, les acompañó ayer todo el día hasta las seis de la tarde, en que marcharon a Monforte (Lugo) y a Vigo para . visitar a sus respectivos familiares. Recordaron muy especialmente a los presos nacionalistas vascos que todavía quedan en la cárcel y a otros detenidos. Confirmaron con todo lujo de detalles el intento de fuga que protagonizaron con otros presos políticos y con dos comunes a principio del año 1976. «En vista de cómo iban las cosas entonces, informaron, decidimos intentar por nuestros propios medios nuestra liberación. Durante cuatro meses, dé febrero a mayo del 76, trabajamos muy intensamente en la construcción de un estrecho túnel del que teníamos cavados catorce metros cuando nos descubrieron. Como consecuencia fuimos duramente represaliados con castigos de cuarenta días de celda y nueve meses sin patio. »

Con la liberación de los cuatro nacionalistas gallegos solamente quedan en las cárceles de Galicia cuatro presos políticos. Están también en la cárcel de La Coruña, y se trata de Xesús Montero, Xanca Amaño, Fernando Biqueira y Xejús Turínes Santos, todos ellos del Partido Comunista (reconstituido).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de marzo de 1977

Más información

  • Para ser canjeado por Oriol