El director del Ateneo Politécnico salvó su archivo de la demolición

«La empresa de derribos ha satisfecho mi deseo de rescatar cuarenta años de dedicación a la enseñanza», manifestó a EL PAIS Alejandro Barbero, de 56 años, director y copropietario del Ateneo Politécnico que durante la noche anterior, con riesgo de su vida, se encerró en el sótano del colegio para impedir que las excavadoras destruyeran una parte de los archivos, ficheros y material docente acumulados en el centro desde 1927.Durante varias horas de la mañana de ayer, una decena de operarios de la empresa de derribos Aurelio Prudencio ayudaron al señor Barbero a rescatar la cuarta parte de los 20.000 kilos de material didáctico que permanecía en un sótano de la calle de Suero de Quiñones 14, donde se alzaba el Ateneo. Láminas, mapas, cuadros sinópticos y genealógicos, fueron recogidos y depositados en el jardín del colegio mientras las obras de demolición quedaban interrumpidas.

Entre tanto, el señor Barbero mantiene su oferta de retirar todas las acciones que emprendió ante los tribunales -considera que el Tribunal Supremo a posteriori le daría la razón en cuanto a la ilegalidad de la demolición del Ateneo- si la inmobiliaria Fedeloz se compromete a construir sobre el solar raso un complejo cultural para el barrio de Prosperidad y, a su vez, la Administración se ofrece a comprar el complejo modélico que Alejandro Barbero pide.

El proceso de derribo del Ateneo Politécnico ha atravesado fases diferentes y a lo largo de todas ellas se han encontrado distintas impugnaciones del señor Barbero, cuyos hermanos vendieron el solar a una inmobiliaria que construirá pisos sobre el terreno. Enfrentado a sus hermanos, a la inmobiliaria y a la empresa de derribos, emprendió acciones ante la Administración y los tribunales que decidieron la procedencia de la demolición. La última de las acciones la acometió el señor Barbero anteanoche, pernoctando en el sótano citado con el propósito de frenar el derribo de los últimos muros o perecer entre ellos, según manifestó a EL PAIS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS