Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:DIARIO DE UN SNOB

El niño de Massiel

A Massiel la ha embarazado el PSOE. En este caso, el ángel anunciador ha sido Carlos Zayas.El embarazo de Massiel (la Massielona, que dicen por Cuatro Caminos), me hace a mí pensar en el embarazo del PSOE. Porque el PSOE, a su vez, está embarzado de varios meses por Willy Brandt. El otro día me lo decían en Barcelona:

-Al PSOE no le interesa el socialismo catalán ni nada, porque quieren y pueden ir solos.

-¿Tampoco les interesa Tierno Galván?

Y es cuando me dijo un ultra madrileño:

-Tierno Galván se subirá a la trasera de la carroza de plomo candente del PSOE y Morodo evolucionará hacia la derecha.

No me vale el horóscopo. Pero el PSOE lleva algo en la tripa. Manuel Vázquez Montalbán, que está escribiendo un tratado de gastronomía catalana, ha dicho más o menos, entre receta y receta, respecto del supuesto romance Suárez/Felipe:

-Hoy se quieren más que ayer, pero menos que mañana.

En el PSOE hay gente que era de Fraga y gente que era del SEU. El viejo cisne del SEU parece que está entré los cisnes unánimes y rubenianos del socialismo que tiene por Leda a Massiel. Lo del PSOE es un delicado equilibrio entre la derecha progre española, la socialdemocracia tirolesa y el marxismo fetén. El niño de Massiel seguro que va a ser muy guapo, porque lo son los padres, pero ¿cómo será el niño del PSOE?

Las famosas están lanzadas y por si tuviéramos poco con la preñez de la Massielona, ahora riesulta que se nos casa Sara Lezana. La derecha pierde sus musas y izquierda las embaraza, lo cual puede ser un síntoma de que la izquierda está más puesta. O de que toma provirón.

Luis María Ansón me cuenta que tuvo algunos grapos -entonces no lo eran- en su clase de periodismo, y que les suspendió hasta diez veces.

-Así les has puesto de furiosos, Luis María.

Ya sabemos que la moderación ansoniana, tan predicada antes en la tercera página de ABC y ahora en la tele (la tele dice mucho moderación, últimamente, que es una palabra de la familia), no llegaria más allá del PSOE, tirando por la izquierda, de modo que la prenez del gran partido-enigma no sabemos si es de izquierdas o de derechas.

-Sí que lo sabemos -dice el abrecoches.

Yo no lo sé. Y creo que mientras las madres terribles del pueblo se preguntan, a la hora de comprar el Hola, si lo de Massiel va a ser niño o niña, la clase política, mientras lee Cambio 16, se pregunta a sí misma si lo del PSOE va a ser San Antón o la Purísima.

-Eso dependerá de la barba, jefe.

Así las cosas, hay quien se prergunta si es que Pablo Castellanos se ha ido más a la izquierda o el PSOE se ha ido más a la derecha.

Con el piso que Willy Brandt les va a poner a los socialistas, el tresillo que Giscard va a regalar a los monárquicos y la nevera que Carter va a enviar al palacio de la Moncloa, a lo mejor se acaba el problema de la vivienda o por lo menos tenemos el país mejor amueblado. En todo caso, los cristianos que no van a misa (por no madrugar el domingo más que nada) y los marxistas a quienés no se les aparece Carrillo, por más que rezan, están confluyendo todos en el PSOE, que puede ser mañana el partido de las clases medias que se visten en El Corte Inglés porque no ganan para el sastre de Areilza y, por otra parte, les viene grande el suéter gordo de Camacho.

-¿Y eso es bueno o malo? -dice el quiosquero.

-Ni bueno ni malo. Eso es historia de España. Historia actual, que diría Ricardo de la Cierva.

Dice la prensa del corazón y de más abajo que Massiel ha hecho una canastilla azul y otra rosa, por si es niño o niña. ¿Y el, PSOE? El PSOE puede tener quintillizos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 1977