Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rechazadas las enmiendas a la totalidad del proyecto de ley de Presupuestos

El rechazo de las enmiendas a la totalidad, una por retirada de su impulsor, señor Madrid del Cacho, y las otras dos por voto desfavorable de la Comisión, y el protagonismo del ausente Santiago Carrillo en las discusiones de los procuradores constituyen los dos elementos más importantes de la primera sesión de la Comisión de Presupuestos dedicada al proyecto de ley de Presupuestos para 1977.

El ministro de Hacienda pronunció el tradicional discurso de presentación del proyecto ante la Comisión, esta vez sin la carga del contenido del discurso anterior del ministro Villar Mir, para después abandonar las Cortes y dejar a la Comisión el análisis, discusión y aprobación del proyecto.

La polémica más importante la protagonizaron los procuradores enmendantes a la totalidad, Esperabé y Escudero, frente al ex subsecretario de la Gobernación señor Peralta España. La legalización del Partido Comunista y la presencia de Santiago Carrillo constituyeron los temas básicos de la discusión.

Iniciado ya el debate sobre las enmiendas a la totalidad de los presupuestos para 1977, el señor Madrid del Cacho, que se lamentó con amargura de la falta de consideración para con él, por parte del presidente de las Cortes, pidió que, previamente a la aprobación de los presupuestos, se aprobara la ley General Presupuestaria, en la que él tuvo una importante participación y que, en contrándose ya dictaminada por la Comisión, desde hace siete meses, aún no ha sido sometida al Pleno.

Un precepto de esa ley, todavía no vigente, exige para regular determinados temas económicos, entre otros que el establecimiento de nuevos impuestos se haga median te ley votada en Cortes.

Le contestó por la ponencia el señor Herrero Fontana y finalmente el señor Madrid del Cacho retiró su enmienda, no sin antes merecer del presidente de la comisión el calificativo de Heidi presupuestaria que tenía que luchar con la señorita Rotermeier, alusión que, algunos procuradores parecieron comprender a quién iba dirigida.

Los francotiradores

Seguidamente defendieron sus enmiendas a la totalidad los francotiradores liberales de las Cortes Orgánicas, casi siempre en solitario, señores Escudero y Esperabé.

El primero señaló que estas Cortes no debían asumir la responsabilidad de encarar a las próximas por una situación económica dada, de la mano de los presupuestos para el año próximo. Manifestó que es necesario un pacto entre el Gobierno y las fuerzas sociales y políticas para resolver la situación económica, a tono con el ritmo de la reforma política. En ese pacto, el Gobierno debería contar con todos los partidos democráticos y permitir, por ejemplo, que el señor Tamames fuera ministro de Hacienda.

Esto originó después que el señor Peralta asegurara que, en tal caso, contaríamos con un ministro sometido a la disciplina soviética o que, por no someterse al señor Tamames, tendría que elegir entre el campo de concentración y el sanatorio psiquiátrico.

El señor Esperabé, por su parte, calificó de inoportuno el proyecto de ley de Presupuestos para 1977 tras la aprobación de la Reforma Política, por lo que propugnó la prorroga de los actuales e incluso legislar en materia económica por decreto-ley, hasta tanto puedan decidir las Cortes democráticas. Destacó la necesidad de normalizar la Administración pública, suprimiendo departamentos peculiares como los del Movimiento, Relaciones Sindicales e Información y Turismo y atacó especialmente la asignación presupuestaría de casi 5.000 millones de pesetas' para el Movimiento-organizacíón.

En su contestación por la ponencia Salvador Serrats negó que el presupuesto para 1977 fuera inflacionista y aseguró que promueve la inversión. En cuanto a la asignación al Movimiento negó que éste hubiera desaparecido a consecuencia de la reforma política. Esperabé le replicó que el Consejo Nacional había sido puesto el día 15 de diciembre «de cuerpo presente», al derogarse los preceptos de la Ley Orgánica del Estado relativos al mismo.

Sometidas a votación ambas enmiendas a la totalidad, fueron rechazadas con los únicos votos a favor de ambos enmendantes. La sesión continuará hoy a las diez y media de la mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 1976

Más información

  • El Partido Comunista y Santiago Carrillo, protagonistas en la primera sesión de la Comisión de Presupuestos