Siguen los incidentes en la ciudad vieja

Se han sucedido los incidentes en la parte vieja donostiarra, después de los sucesos del pasado domingo en que se produjeron diversos enfrentamientos entre las fuerzas del orden, que guardaban las entradas de acceso a esta zona de la ciudad, y parte del público que se dirigía a ella, después de haber asistido, en el campo de Atocha al encuentro de los dos equipos vascos, el Athletic de Bilbao y la Real Sociedad.Como se recordará, Iríbar y Cortabarría, los dos capitanes de los equipos vascos, habían salido al campo al frente de sus respectivos equipos portando la ikurriña entre el fervor y el entusiasmo de los 20.000 espectadores que ocupaban Atocha, y entonces entonaron el himno Euzko Gudariak. Tras el encuentro, y ante la imposibilidad de penetrar en la parte vieja, diversos grupos se manifestaron en el centro de la ciudad, cruzando coches en la calzada y levantando barricadas, lo que produjo una situación de graves enfrentamientos dentro del recinto de la parte vieja y en las calles adyacentes al bulevar donostiarra, de los que resultaron heridas veinte personas por balas de goma.

El lunes se había relajado la tensión vivida en esta zona vieja de la ciudad, hasta que a última hora de la noche dos guardias civiles, vestidos de paisanos fueron agredidos por un grupo de jóvenes. Avisada la Guardia Civil, comenzó a patrullar por la parte vieja. Pero, quizá, el momento de mayor tensión se produjo a las 9.30 de la noche, cuando un grupo de unas cuarenta personas, vestidas de civil y armadas de metralletas, pistolas y palos entraron hacia el centro de la parte vieja, a través de la calle San Jerónimo, lo que produjo una gran desbandada de gente que se refugió en portales. pisos y bares.

En su recorrido lanzaron octavillas donde estaba escrito "Ir a votar para que la violencia calle», y al mando del grupo un hombre vestido con gabardína y armado gritó: «No vamos a disparar, vamos a armar chirimiri, porque hay un compañero nuestro herido.» A los minutos de haber entrado se dieron la vuelta saliendo por la misma calle de San Jerónimo. Al poco tiempo acudió al lugar la Policía Armada sin que se produjeran más incidentes.

El abogado Zarzo presenta querella

Por su parte, el abogado donostiarra Artemio Zarzo, detenido el domingo en el transcurso de los incidentes por haberse negado a retirar un coche cruzado en la calzada como le había ordenado la Policía Armada, ha presentado una querella ante el juzgado de guardia, contra el comisario jefe de la policía gubernativa de San Sebastián, por tratarse del máximo responsable, al ser «el funcionario de mayor categoría a los efectos de servicios policiales conjuntos», según se cita en el texto.El abogado donostiarra se había negado a obedecer la orden de la policía invocando su condición de hombre libre, por lo que fue apaleado y sufre diversas contusiones en la cabeza y la pierna derecha. En su querella alega que «los hechos constituyen un delito de coacción», argumentando, entre otras cosas, que «las prestaciones personales de tipo medieval fueron abolidas como una conquista del hombre por la Revolución Francesa, y en el Estado español, por las Cortes de Cádiz».

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de diciembre de 1976.

Lo más visto en...

Top 50