Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Transporte público

Me parece muy lógico y perfectamente legítimo que, ante la grave situación económica que afecta al país, el Gobierno pida a los ciudadanos que nos apretemos el nunca apretado cinturón y que consumamos menos energía eléctrica y, sobre todo, petróleo. Pero al Gobierno me temo que se le ha olvidado que al pedir a los ciudadanos semejantes autorrestricciones, sobre todo en materia de gasolina, debe propiciar una sustancial mejora en los servicios de transporte público. ¿Sabe el Gobierno que al ir a trabajar por la mañana hay que esperar veinte o veinticinco minutos, cuando no cuarenta, a un autobús de la línea Circular, por ejemplo? Hoy, sin ir más lejos, personalmente, he esperado en Sol desde la una y veinte hasta las dos y cinco al número 52. ¿Se puede en estas circunstancias exigir al usuario que deje el coche en casa para ahorrar gasolina?

Madrid

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de noviembre de 1976