Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La enfermedad de Ramsés II no es "diplomática"

La enfermedad de Ramsés II no tiene nada de diplomática. La comunidad cultural y científica egipcia denunció la salida, por primera vez en la historia, de la momia del faraón para presentarla en París, donde ha sido recibida con honores de jefe de Estado, y someterla a tratamiento contra la infección de hongos microscópicos. Consideran que esta supuesta enfermedad ha sido una maniobra política entre el presidente francés Giscard y el egipcio Sadat para sacarla del país, en contra de la tradición.El arqueólogo Kamal el Mal-Laj ha declarado en El Cairo que «la momia necesita un tratamiento para eliminar bacterias y hongos que han infectado el estómago y las piernas. No es cierto que la momia haya sido enviada a París por razones políticas, con el fin de fortalecer las relaciones de Francia con Egipto. No supone ninguna vergüenza para Egipto que el tratamiento de la momia tenga que realizarse fuera de sus fronteras.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1976

Más información

  • La momia está sometida a análisis en París