Desautorizada una reunión informativa sobre la central nuclear de Lemóniz

El gobernador civil de Vizcaya denegó ayer a la Asociación de Padres de Familia de Munguía autorización para celebrar en el frontón municipal de esta localidad una reunión informativa sobre la central nuclear de Lemóniz, por entender que la entidad promotora «carece de personalidad».Los promotores del acto, integrados en la comisión de defensa de una costa vasca no nuclear, entienden que se trata simplemente de una nueva interferencia a su labor. «Al tratarse de una reunión que se iba a celebrar en un local cerrado y, que por tanto, no exigía más que una simple notificación previa, se ha argumentado la falta de personalidad de la asociación, cuando resulta que ésta viene actuando desde hace tres años y en este tiempo ha obtenido multitud de permisos gubernativos, entre otros para una reciente manifestación contra fluorosis».

Creen que este asunto no es sino una nueva escaramuza dentro de la batalla que la citada comisión inició meses atrás para que Iberduero SA, no construya las tres centrales nucleares que pretendía instalar en la costa vasca. «Esta actuación gubernativa -añaden- no es el cauce para propiciar una sociedad democrática al impedir a la comunidad el derecho a informarse y dialogar libremente sobre problemas de interés público».

La campaña ciudadana en contra de. las centrales nucleares, que hace unos meses inundó de escritos la Diputación de Vizcaya, ha cambiado ahora de objetivo y se dirige a los ayuntamientos, concretamente a los de Munguía y Lemóniz. En terrenos de estos dos municipios, IberdueroSA, construye desde hace cuatro años una central nuclear cuya licencia definitiva de obras presentó a los respectivos ayuntamientos el pasado 22 de septiembre.

Esta es, ajuicio de la comisión de defensa de una costa vasca no nuclear, una de las muchas irregularidades administrativas cometidas por la citada empresa en la tramitación de este proyecto. En base a tales irregularidades se ha elaborado un amplio estudio jurídico que se está pasando a la firma entre los vecinos de los dos municipios afectados.

En el citado escrito se pide a los dos ayuntamientos que declaren clandestinas o en todo caso, ilegales las obras realizadas; que ordenen su inmediata paralización, y que denieguen los permisos de instalación y de obra solicitados.

Autorización provisional

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La declaración de ilegalidad vendría dada, en su opinión, por el hecho de que Iberduero, SA ha realizado obras de carácter definitivo -el edificio de contención del primer reactor se encuentra ya en su última fase- cuando sólo disponía de una autorización provisional, y porque la central contraviene claramente la normativa urbanística de la zona, que tiene consideración de rural y de parques. Se abunda, por último, en la falta de seguridad de unas obras que han carecido de la necesaria vigilancia, precisamente porque se han llevado a cabo sin atenerse a las normas vigentes.Paralelamente a este escrito, los vecinos de Mungía van a dirigir a su Ayuntamiento otro en el que formulan su protesta por el hecho de que Iberduero,SA, haya cursado invitaciones a algunos vecinos de esa localidad para visitar a título privado la central nuclear que la misma empresa tiene en funcionamiento en Santa María de Garona. Entienden que si la empresa quiere realmente informar al pueblo, debe someterse a un debate público con los vecinos, sin exclusiones ni limitaciones de ningún tipo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS