Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palestinos y progresistas han sufrido su mayor derrota en Líbano

Las fuerzas conjuntas izquierdistas líbano-palestinas han propuesto un alto el fuego total, según informó ayer un portavoz de dichas fuerzas. Una proposición para iniciar inmediatas conversaciones con las fuerzas rivales en la guerra civil libanesa (derechistas y sirios) fue entregada a Hassan Abri el Joly, enviado especial de la Liga Arabe, quien hoy se trasladó a Damasco para informar a las autoridades sirias de la iniciativa izquierdista-palestina.Por otra parte y según informaciones recibidas en Beirut, las fuerzas izquierdistas palestinas, tras perder la mayoría de sus estratégicas posiciones en los alrededores de la capital libanesa en la ofensiva sirio -derechista de las últimas 48 horas, están concentrando a la mayoría de sus hombres en la localidad de Aley, a unos dieciséis kilómetros al sudeste de Beirut y que está siendo bombardeada, por la artillera siria.

Aley es el cuartel general de las fuerzas izquierdistas-palestinas en la zona sur del país y desde su altura de 8.50 metros de altitud domina la carretera Beirut-Damasco.

La ofensiva ha constituido, según todos los observadores, la mayor derrota de las fuerzas conjuntas izquierdistas y palestinas desde que comenzó la guerra.

Los palestinos han sufrido considerables pérdidas a lo largo de un frente que era vital para ellos, frente que protege Beirut y varias ciudades a lo largo del camino por el que podrían llegar los asaltos de los sirios.

Según las emisoras derechistas, el total de localidades ocupadas durante la ofensiva fue de 40, algunas tan importantes como Al Metein y Antura, en una región a unos veinte kilómetros al este de Beirut y Bhandun, Falugha y Hammana, a 35 kilómetros al sudeste de la capital.

Las dos primeras localidades están en pleno territorio de mayoría cristiana, y fueron ocupadas al iniciarse la guerra civil libanesa en abril de 1975.

Los falangistas han declarado que todavía existen centros de resistencia en las ciudades, pero han pronosticadp que serán barridos rápidamente.

"La batalla de liberación de las montañas yha concluído" dijo un portavoz falangista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1976

Más información

  • Solicitan un alto el fuego total