Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El relevo debe favorecer el cambio democrático

El relevo inesperado del teniente general Díaz de Mendívil por el también teniente general Gutierrez Mellado ha causado sorpresa entre los políticos de todas las tendencias. En una rápida encuesta realizada por nuestros redactores en Barcelona, Madrid, Bilbao y Valencia, la consulta arroja un balance claramente favorable para el militar recién nombrado, hasta ser calificado como el hecho político más importante que se ha producido en el sistema desde la muerte de Franco.

Barcelona

Prácticamente toda la clase política catalana coincide, a la hora de comentar el relevo. Las opiniones formuladas por un abanico de fuerzas políticas que comprende desde derecha y centro liberal hasta los socialistas y comunistas, están de acuerdo en señalar tres constantes. En primer lugar, la sorpresa ante el nombramiento no esperado y la personalidad del nuevo vicepresidente. En este sentido todas las fuentes consultadas remarcaron su personal trayectoria como militar y su conocida alineación en los sectores más liberales del Ejército. También es común la incógnita con respecto a las causas o la estrategia de dicho cambio. El Partido Centre Catalá opina que «el nombramiento puede significar en estos momentos un factor decisivo para el logro de un auténtico cambio de las estructuras políticas del país». Convergencia Socialista de Cataluña y PSUC (comunistas catalanes) reflexionan sobre el escaso poder efectivo que ha tenido el cargo hasta ahora, considerando la maniobrabilidad del mismo en el caso de que pudiera convertirse en un super-Ministerio del Ejército.

Bilbao

La opinión vasca que se inscribe en los ámbitos de la izquierda histórica -nos referimos a los grupos que van desde Acción Nacionalista Vasca, hasta el Partido Comunista de Euzkadi- ha reaccionado con un cierto escepticismo, ante la noticia del cambio.«Creemos -han dicho- que nuestra postura sobre la actuación global del Gobierno está suficientemente clara y no varía por el hecho de que haya cambiado el titular de un Ministerio o una vicepresidencia, aunque sea la que representa a las Fuerzas Armadas.»

En otros medios que cabría situar más al centro la reacción ha sido, en general, más positiva, con la reserva de que la casi totalidad de nuestros interlocutores nos han confesado que la única imagen que tenían del señor Gutierrez Mellado era la que durante estos meses últimos había ofrecido la prensa que no ha dudado en calificarle como uno de los representantes del ala más liberal del Ejército.

Dentro de esta hipótesis le considera que el cambio ministerial es una prueba evidente de que el Gobierno está empeñado en que la reforma política conduzca a la democracia. «El problema han

Valencia

En los círculos políticos valencianos el cambio de persona en el cargo de vicepresidente del Gobierno se ha recibido con reservas y afirmaciones condicionales, ya que los hechos que suponga en un futuro será lo verdaderamente determinante del cambio. Esta ha sido la actitud manifestada por distintos partidos políticos consultados. Se reconoce en Gutiérrez Mellado un militar más condescendiente con los nuevos caminos políticos, más abierto a las nuevas tendencias. Del mismo modo se valora el que hubiese sido uno de los nombres barajados para la Presidencia del Gobierno en la última crisis por ser un militar que podía jugar un papel político de equilibrio. El cambio es interpretado como una necesidad por reforzar la actual política reformista.Por parte de la izquierda se interpreta como un síntoma de desplazamiento del bunker

ANTONIO GARCIA TREVIJANO

«Considero que el nombramiento de Gutiérrez Mellado es muy positivo en todos los sentidos.Primero porque tener el Ejército como portavoz en el Gobierno a un hombre como Gutiérrez Mellado supone la confirmación de las tesis que vienen defendiendo desde hace mucho tiempo los círculos más responsables de la oposición democrática sobre el papel puramente profesional de las Fuerzas Armadas.

Grupo Independiente de Coordinación Democrática

En el período constituyente en el que vamos a entrar, es importante para España que el Ejército pueda expresarse a través de una voz tan responsable.

Por otra parte, considero que este nombramiento prepara el camino para un nuevo Gobierno, que puede estar presidido por Gutiérrez Mellado.

De otro lado, considero en cambio que su nombramiento no afecta para nada al proyecto de reforma política de Suárez, porque el anterior vicepresidente ya la había dado su apoyo y el cambio no puede interpretarse de ninguna manera en ese sentido.

Para mí, este nombramiento es el hecho político más importante que se ha producido en el sistema desde la muerte de Franco. Pienso que será muy bien recibido por la oficialidad del Ejército.»

FELIPE GONZALEZ

«El nombramiento del teniente general Gutiérrez Mellado como vicepresidente primero del Gobierno cabe interpretarlo como un reforzamiento de la línea liberal del Gobierno.»

Primer secretario general del PSOE

«Es indudable que el cambio tiene una significación política y no exclusivamente militar, ya que se trata del cargo del primer vicepresidente del Gobierno, al que además, en este caso, se le concede una importante competencia castrense.Parece lógico pensar que el relevo está en la misma línea de la reciente reunión del presidente con los mandos militares y relacionado con los proyectos reformistas del Gobierno.

ENRIQUE THOMAS DE CARRANZA

Dará lugar a muchas especulaciones sobre las intenciones políticas que han presidido el cambio de las dos personalidades militares y de los matices políticos que la opinión pública atribuye a cada uno. »

Presidente de ANEPA

«Yo creo que el cambio tiene importancia. No porque a una persona sustituya otra de mejor o por calidad. No quiero hacer juicios de valor personal. No tengo conocimiento para ello y en cualquier caso sería descortés.Ahora bien, creo que el teniente general Gutiérrez Mellado tiene más entrenamiento político y está en mejores condiciones para interpretar, desde el punto de vista del Ejército, el proceso hacia la democracia. Confío en que estos cambios estén orientados por la intención de favorecer el entendimiento con la oposición y desvanecer las ideas preconcebidas, a mi juicio falsas, sobre encastillamientos ideológicos de lo que antiguamente se llamaba el poder milítar.»

ENRIQUE TIERNO GALVAN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de septiembre de 1976

Más información

  • Buena impresión tras el relevo en la vicepresidencia