El tema del aborto puede facilitar el compromiso histórico

Se ha vuelto a encender la polémica sobre la plaga social del aborto clandestino.Mientras ayer se reunieron las comisiones de Justicia y de Higiene y Sanidad de la Cámara, para preparar el calendario del debate parlamentario, el frente de los partidarios a ultranza del aborto ha levantado escudos contra unas declaraciones de la diputada comunista Nilde Jotti, que fue la compañera del líder Togliatti. Jotti afirmó la necesidad de «buscar todos los caminos posibles para una convergencia con la Democracia Cristiana».

Los socialistas sospechan que los comunistas se proponen hacer del aborto un terreno propicio para un acuerdo directo con la Democracia Cristiana, pasando sobre la cabeza de los grupos, laicos y de izquierda.

Pese a ello, será muy difícil que los comunistas se pongan de acuerdo con los democristianos, pues, aunque defiendan la intervención del médico, dejan a la autodeterminación de la mujer la decisión última del aborto. Los democristianos estarían sólo dispuestos a legislar sobre el aborto terapéutico, ya reconocido por la Constitución y en ningún caso dejarían a la mujer la última decisión.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS