Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Los Tribunales Eclesiásticos

He leído, en estos días, que, a mediados del próximo mes de septiembre, se reunirán los Tribunales Eclesiásticos en una labor analítica o más presumiblemente, estratégica, en relación con las motivaciones actuales de la conflictividad matrimonial. A la oportunidad indudable de tal acierto, en la consideración y estudio de los diversos problemas que plantea, se opone la precaria autoridad que disfrutan a tenor de las múltiples y graves acusaciones de que han sido objeto, en la prensa diaria, por. irregularidades cometidas en su ejercicio, y que no fueron desmentidas con argumentos serios y razones claras.El señor cardenal-arzobispo de Madrid-Alcalá, va por el año, ante las patentes alusiones a las anomalías realizadas, nombró determinado Tribunal para el esclarecimiento de las mismas, y de cuya actuación nada se sabe, aunque es verosímil que algo dirá en su día. dada la alta calidad de los miembros que lo componen. A mi modesto juicio debióse incluir en él a un número equivalente de magistrados civiles, para evitar suspicacias y recelos y cuya ecuanimidad y rectitud probadas avalarían, a la faz del mundo, las consecuciones halladas en pro del mejor valimiento de la justicia, aspiración vehemente de la jerarquía eclesiástica, que tanto se pronuncia por ella. Además, y a mayor abundamiento, los magistrados civiles, incomprensiblemente, han de dar, como justas, sentencias detectadas por otros jucces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1976