Antiguos contrabandistas colaboran en la busca de "Pertur"

«Pedimos al Gobierno español que en base a sus buenas relaciones con el Gobierno francés y a los extraordinarios medios de que disponen ambos Estados, adopten las medidas oportunas para localizar a la mayor brevedad a Eduardo Moreno Bergareche y para que en lo sucesivo no vuelvan a ocurrir sucesos delictivos de estas características».En estos términos se ha pronunciado la junta de gobierno del Colegio de Arquitectos Vasconavarro, en torno a la desaparición del dirigente etarra «Pertur». Desde que ocurrió el presunto secuestro hace ya 15 días en la localidad francesa de Behobia, a escasos metros de territorio español, han resultado infructuosas todas las investigaciones practicadas para averiguar su paradero.

La familia de Moreno Bergareche ha realizado por iniciativa propia diversas gestiones con resultados negativos. Antiguos contrabandistas y personas que conocen a fondo los pasos clandestinos de frontera han colaborado en este trabajo. Se han revisado escondrijos empleados para el contrabando; se ha inspeccionado detenida mente la cuenca del Bidasoa por la orilla francesa y española y se han seguido diversos itinerarios posibles sin que hasta ahora haya sido posible encontrar ninguna pista.

Este mutismo total de quienes han podido llevar a cabo el secuestro ha inducido a muchos a pensar que «Pertur» pudo ser ejecutado una vez en territorio español, poco después de su desaparición, según se desprendía del anónimo recibido una semana, después en un diario bilbaíno. Esta tesis, sin embargo, no ha sido compartida por la familia del desaparecido, que reclama una acción judicial eficaz para esclarecer definitivamente los hechos.

Esta actitud ha sido apoyada también entre otros, por el Colegio Vasconavarro de Arquitectos, que ha protestado por el tratamiento dado a este secuestro por las autoridades españolas. «El silencio que sobre este asunto se mantiene -dice el comunicado de su junta de gobierno-, la pasividad e inoperancia, junto con la falta total, de información, es la actitud a la que nos tiene acostumbrados la autoridad en casos semejantes o parecidos a este, de atentados contra personas y bienes cometidos en el territorio estatal por los encubiertos grupos de ultra derecha».

«Esta postura que de manera sistemática se adopta en medios oficiales, preocupa a la junta de gobierno de este colegio, la cual se ve obligada con todo el rigor a rechazarla y a protestar contra ella, por cuento que, además de perder todo el sentido las proclamas y política del Gobierno contra la violencia, demuestra indirectamente, de manera abierta y clara, protección y amparo a cierto tipo de acciones delictivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de agosto de 1976.

Lo más visto en...

Top 50