Crítica:Crítica
i

Ni compromiso ni historia

Aguilera Cerni, autor de algunos libros sobre arte contemporáneo, ha decidido escribir otro más para confesamos, en un rapto de humildad, que aquéllos -¡ay!- eran de un «dudoso nivel científico», aunque, según dice, de su desmaña son únicas culpables «las cortapisas puestas a la libertad de expresión» que entonces encontrara, Borrón y cuenta nueva. Aguilera Cerni ha encontrado una fórmula fácil para evitar sus yerros primeros: resurnir su estimable « Iniciación al arte españo! de la posguerra», entretejiendo aquí y allá largos párrafos de dos manuales de Tamames y Tuñón, refrito al que bautiza pomposamente con el nombre y apelfido de «tensiones dialécticas». Y cuando hablo de refrito, soy, sin duda, menos malicioso que el propio autor, quien ya se encarga de tachar su intento de «esquemátíco e iricompleto... con todas ias trazas aparentes de estar aquejado por un burdo sociologismo». Fracasadas las 59 páginas- iniciales, quedan todavía poco más de 40, donde se transcriben y apostillan inopinadamente un sin fin de decretos y órdenes ministeriales, pirueta jurídica que concluye con una desenfrenada loa al Museo de Villafames, fundado y dirigido por el autor de este folleto. El último capítulo pretende dar razón de un título perfectamente desafortunado, pues lo que en el terreno político describe con acierto una alianza entre partidos, aplicado al arte toma un tinte ridículo. En un país que mantiene la indisolubilidad del matrimonró, uno querría para las cosas de la cultura, no «compromisos», sino amor libre.

Arte y compromiso histórico (Sobre el caso español), de Vicente Aguilera Cerni

Valencia. Fernando Torres, editor. 1976.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de agosto de 1976.