Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La economía irlandesa

Me parece bien el interés hacia mi país mostrado por su periódico, pero estoy muy desilusionado por el artículo de María Luisa Sánchez del 20 de julio de 1976. Aunque apoyo el derecho de la autora a expresar sus opiniones, deploro sin embargo que se haya permitido aparecer tantas inexactitudes y anacronismos y se hayan tratado solamente en forma exagerada los aspectos negativos de la economía irlandesa.Repetidamente se menciona que Irlanda es un país subdesarrollado. El desarrollo económico, por supuesto, es relativo y el índice más empleado, es el Producto Nacional Bruto (PNB) per cápita. Para evaluar la situación real en contraste con otras varias economías, las estadísticas del OCDE para 1974 pueden ser de interés:

En este contexto Irlanda tiene un programa de ayuda a los llamados «países en desarrollo». La cifra estimada para esta ayuda en 1976 es de 1.0 millones de dólares. Merece la pena mencionar que gran parte de esta ayuda, se encauza a través de sociedades semiestatales de energía y transporte, las cuales han sido criticadas en el artículo.

En cuanto a las empresas multinacionales, la escritora expone una situación que existía hace cinco años. El arrendamiento nuevo de la explotación de la mina de Navan incluye 25 por 100 de participación estatal, dando al estado un total de 67 por 100 de beneficios. La exención de impuestos en general ha sido abolida en la industria minera.

En relación con la integración en el Mercado Común, no se hace mención a los beneficios para la agricultura irlandesa. Un motivo favorable, fue la oportunidad de romper con la dependencia tradicional de la agricultura irlandesa en el mercado británico. También, la escritora da la impresión de que la única posibilidad para la mayoría de los irlandeses consiste en emigrar y menciona los veinticinco millones de americanos de ascendencia irlandesa como testimonio. Deseo aclarar que la gran mayoría de éstos son los descendientes de irlandeses que emigraron a Estados Unidos en el siglo XIX y en el primer cuarto del siglo actual. La población de Irlanda, que ha estado en continuo declive desde el Gran Hambre en los últimos años de 1840, ha comenzado a mostrar un aumento constante. En el último censo 1971, el volumen del crecimiento era 3,3 por 100 en un período de cinco años.

Espero que los siguientes artículos estén más de acuerdo con la situación actual de la economía en Irlanda, y no esté limitada a una selección de casos negativos.

Embajador de Irlanda

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de julio de 1976