La crisis retrasa el desarrollo del tratado con Estados Unidos

La crisis de Gobierno retrasará inevitablemente la puesta en marcha de uno de los aspectos más interesantes del tratado de Cooperación y Amistad con los Estados Unidos, la constitución de un Estado Mayor combinado hispano-norteamericano.La creación de este Estado Mayor se hallaba pendiente de la firma del mismo por el presidente Ford, subsiguiente a su ratificación, que ya tuvo lugar, y de su pase a través de la comisión de Asuntos Exteriores de las Cortes españolas, que debe darse por enterada del mismo. El ministro cesante de Asuntos Exteriores, José María de Areilza, debía comparecer el próximo día 9 ante la comisión.

El Estado Mayor combinado es la pieza clave para realizar la conexión del esfuerzo defensivo español con el de la alianza atlántica. Según el artículo 11 del Acuerdo Complementario acerca de la coordinación militar bilateral (número 5), «la misión de este Estado Mayor combinado será la elaboración de planes que estén en armonía con los arreglos de seguridad existentes en el área del Atlántico Norte, relativos a las acciones que pudieran llevarse a cabo en un área geográfica de interés común».

Más información

El Estado Mayor combinado se halla prácticamente designado a la espera de la perfección del procedimiento constitucional de ambos países. Se compondría de dos grupos de unos 12 jefes y oficiales, por cada parte. El grupo norteamericano estaría presidido por un general del Ejército de Tierra, y el grupo español por un general de división del Aire. Se considera que esta estructura permitiría explotar mejor la inclinación de las fuerzas áreas españolas (junto con la marina) a las soluciones tipo OTAN, en razón tanto de la experiencia en este terreno del jefe español, como de la plena mentalización del general del Ejército norteamericano en la doctrina atlantista, con vistas a una aceptación simultánea y armónica, por los tres ejércitos españoles, de las soluciones y modelos que se propongan.

Los componentes del Estado Mayor conjunto se organizarán en cuatro grupos de trabajo, entre ellos los de logística, inteligencia y operaciones. Un oficial español sería designado para la tarea de enlace entre el grupo español y el cuartel general del comandante supremo de la OTAN, en Stuttgart.

Esta sería la primera ocasión, en siglos, en que miembros de las Fuerzas Armadas españolas participasen en la planificación militar con fuerzas de otros países. La crisis de Gobierno no puede hacer sino retrasar la realización de este importante acontecimiento, que puede quedar afectado por la incidencia de las vacaciones de verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de julio de 1976.

Lo más visto en...

Top 50