"Hay que garantizar al empresario expectativas de beneficio"

«El desempleo es uno de los problemas graves de la economía española y sólo puede resolverse con un incremento de la inversión. Pero esta inversión no se producirá si no existen expectativas de beneficios. Hay que pedir beneficios para que se repartan mejor, pero que sean beneficios». Así se manifestó ayer José María López de Letona en una reunión mantenida con un grupo de periodistas con objeto de presentar el pasado ejercicio de la Empresa Nacional de Petróleos (Enpetrol) que preside. La política económica precisa una atención preponderante en el próximo Gobierno manifestó más adelante.

El señor López de Letona, ex ministro de Industria, ex colaborador de Laureano López Rodó en la Comisaría del Plan, reiteró en la reunión su desvinculación del llamado grupo de los lópeces, ligados al Opus Dei y calificados de tecnócratas. Sobre la crisis política y la formación de nuevo Gobierno dijo al comienzo del coloquio: «No sé nada, no sé una palabra...».Enpetrol realizó en 1975 su primer ejercicio completo como sociedad. Es una empresa resultado de la fusión de las tres empresas de refino en que el INI mantenía una posición predominante (Repesa, Encaso y Entasa). El proyecto de fusión se planteó y adelantó en la etapa del señor López de Letona en el Ministerio de Industria.

El pasado ejercicio fue calificado por el presidente de la compañía de duro y difícil, con unos rendimientos menores de los debidos. El resultado neto de explotación fue de 487 millones de pesetas, mientras que en 1974 ascendió a 1.158 millones. El presente ejercicio también es difícil. Según el señor López de Letona deben producirse reajustes en los márgenes para las operaciones de refino.

A preguntas sobre la realidad e importancia de los descubrimientos de hidrocarburos en las costas españolas, el señor López de Letona se mostró cauto y prudente. El esfuerzo investigador, dijo, que había sido moderado hasta la promulgación de la ley de Hidrocarburos aumentó después con resultados alentadores, aunque «menos importantes que lo que algunos han querido decir». «Con lo que hoy, e insisto en lo de hoy y ahora, tenemos descubierto y localizado, puede cubrirse un 10 ó un 15 por 100 de nuestras necesidades». Las reservas existentes se cifran en estos momentos en 30 millones de toneladas en Casablanca, unos 15 en Castellón, y 5 que quedarán todavía en Amposta.

«Los resultados son alentadores, dijo más adelante, pero no tanto. Esto no es el Mar del Norte

Señaló el presidente de Enpetrol que sigue considerando válidas sus ideas sobre política energética formuladas en sus últimos meses en el Gobierno. El Estado debe ser preponderante en materia energética y debe irse a una concentración de responsabilidades en un solo Ministerio: Comercio, Industria, Hacienda... para que tenga coherencia la política que se formule.

Con referencia a los proyectos de etileno actualmente en marcha señaló que, si hubiera sido ministro, alguno de ellos no se habría autorizado. Para Enpetrol, dijo, no debe haber problemas para comercializar el etileno de Tarragona y Puertollano, ya que las áreas de consumo están en las inmediaciones de las plantas.

Sobre la actual situación política y los cambios operados en los últimos días, el señor López de Letona señaló que la sustitución de Carlos Arias parecía inevitable ante las dificultades y vacilaciones que han existido. El presidente Arias dijo, ha cubierto una etapa difícil, de paso de una a otra orilla. Para el futuro se impone una línea de mayor apertura, libertad y liberalismo. «Creo, espero, deseo y confío que se irá a una aceleración de los proyectos de reforma. Se ha dado un paso razonable. El presidente Suárez ha dado muestras de un talante abierto, aunque no creo que evada sus vinculaciones con el pasado».

Sobre los intentos de formación de organizaciones patronales autónomas en las que están empeñados algunos empresarios, el señor López de Letona, dijo que no defendía ninguna opción concreta sino que ante los tiempos actuales de renovación y cambio parece razonable que los empresarios traten de canalizar sus inquietudes. Insistió en el hecho de que como empresario del sector público y del privado, se sentía fundamentalmente empresario. El sector público, dijo, debe intensificar el espíritu empresarial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de julio de 1976.

Lo más visto en...

Top 50