Cinco muertos al explosionar un artefacto

Cinco personas resultaron muertas en la localidad navarra de Echarri-Aranaz a causa de unas explosiones de origen desconocido ocurridas alrededor de las nueve de la noche de ayer. Según informa la agencia Europa Press, el siniestro causó graves daños en la casa propiedad de Segundo Maiza, caminero jubilado de sesenta y cinco años y uno de los fallecidos. Los restantes muertos son: Jesús Miguel Celorio, de doce años, nieto de Segundo, fue decapitado por la onda explosiva; Gloria Pejenaute, de cincuenta y cinco años, Saturnino de Luis, de cuarenta y tres años, y su hijo José Luis, de cinco años de edad. Las explosiones ocurrieron en el barrio de los Remedios de Echarri-Aranaz.Según ha informado a EL PAÍS en la pasada madrugada, el es-pectáculo era dantesco. Tras el siniestro se produjo un incendio en el garaje situado en la planta baja del domicilio de Segundo Maiza, incendio sofocado por los bomberos de Alsasua. En las inmediaciones de la casa contigua a la del señor Maiza fue encontrada una espoleta de un artefacto. Parece ser que el pasado jueves la familia de Saturnino de Luis, que tiene un negocio de chatarra, pasaron el día recogiendo chatarra procedente de unas recientes maniobras militares desarrolladas en la sierra de Andiá, donde podría encontrarse algún mecanismo sin explotar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 1976.