Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos informó a la OTAN del reciente viaje del Monarca español

En fuentes diplomáticas se afirma que el secretario norteamericano de Defensa, Ronald Rumsfeld, habría informado ayer al Comité de planes de defensa de la OTAN, de la reciente visita del Rey Juan Carlos a Estados Unidos. Según Rumsfeld, el Rey habría causado muy buena impresión en los medios políticos americanos, sobre todo por el papel que juega en la evolución política española. Según las mismas fuentes, el secretario norteamericano de Estado espera que el Senado ratifique en breve el acuerdo hispano-norteamericano, cuyo contenido militar forma parte del sistema defensivo occidental.Hasta aquí la única alusión que, al parecer, se hizo al tema español entre los ministros participantes en el Comité de planes de defensa de la OTAN.

El orden del día de la sesión ministerial de la OTAN, se caracterizó por el típico análisis del equilibrio de fuerzas entre la OTAN y el Pacto de Varsovia.

La presencia naval soviética ha aumentado considerablemente en el Atlántico sur y en el océano Indico, según un informe discutido ayer por el Comité de planes de defensa de la OTAN.

Los rusos, dice la OTAN, buscan la superioridad en materia de armamento estratégico y potencian su esfera de influencia en territorios lejanos, de los que hasta ahora habían estado ausentes.

Según datos facilitados por los servicios militares de la OTAN, la URSS destina entre el 11 y el 13 por 100 de su producto nacional bruto anual a la defensa. Cada dos meses la Unión Soviética flota un submarino nuclear del tipo Delta, equipado con 12 ó 16 cohetes balísticos.

Desde un punto de vista estratégico, la OTAN opina que los rusos estarían en condiciones de cortar la ruta del petróleo y las materias primas con destino a Estados Unidos y Europa, si llegaban a controlar, en caso de conflicto, el Cabo de Buena Esperanza, en Africa del Sur, por donde transitan a diario un centenar de barcos con pabellón occidental.

Para muchos observadores, sin que pongan en duda la subida del poderío militar soviético, el «negro» panorama de los militares de la OTAN va destinado a que los ministros de Defensa de los quince Estados miembros (excepto Francia, que no participa en el Comité militar), defiendan ante sus respectivos Gobiernos y Parlamentos el presupuesto destinado a la defensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 1976