Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los franceses desean un entendimiento entre Giscard y la izquierda

La mayoría de los franceses son favorables a un entendimiento y una «reconciliación» entre el presidente Giscard d'Estaing y un gobierno de izquierda, posibilidad cada vez menos remota, revela un sondeo de opinión realizado por el diario L'Aurore.El diario de centro derecha afirma que, según los resultados de la encuesta realizada por «Publimetrie», el 41 por ciento de los franceses es favorable a un entendimiento entre el presidente de la derecha y un hipotético gobierno de la izquierda. El 19 por 100 desea que la actual asamblea legislativa sea disuelta por el presidente en el caso de que se produzca una victoria electoral de la izquierda.

Oportunidad del sondeo

La oportunidad de este sondeo es grande, porque tanto en los medios informativos, como a nivel de la opinión popular, Francia vive estos días un apasionado debate sobre la posibilidad de que la izquierda llegue al poder y sobre las eventuales elecciones anticipadas. Pese a que el presidente declaró recientemente que en el caso de una victoria de la izquierda, la respuesta estaba escrita en el libro de la Constitución de 1958, resulta que su interpretación es diferente según la filiación política de los «interpretadores». El líder comunista Georges Marchais declaró recientemente que en el caso de la victoria de la izquierda, el presidente debía dimitir o someterse. De modo más prudente, el líder socialista François Mitterrand afirmó, que en el caso contemplado, Giscard, debería aceptar la voluntad popular y designar a un primer ministro de la izquierda. Este formaría su gobierno, en función de la nueva mayoría lograda en la Asamblea.Pero Jean Lecanuet, de los centristas reformadores, opinó de modo contrario. En caso del triunfo de la izquierda, afirmó Lecanuet, actual ministro de Justicia, Giscard debería disolver la Asamblea y proceder a nuevas elecciones. Esta opinión no es compartida por el mismo Giscard, que hace poco, afirmó que continuaría su mandato hasta el final, designando, en consecuencia, a un primer ministro conforme a los resultados de los escrutinios.

En absoluto esta discusión es académica. No queda reservada a los profesores de Derecho Constitucional, sino que pertenece también a los que se dedican a examinar la composición de las fuerzas políticas. No es cuestión de Derecho Constitucional, sin o de Sociología Política a la que, en opinión de los progresistas, deberá atenerse el presidente Giscard, en el caso de un triunfo de la izquierda en las urnas.

En cualquier caso, faltán dos años para las elecciones legislativas, pero los estados mayores de los partidos examinan seriamente, la posibilidad de elecciones anticipadas, como consecuencia de una separación surgida entre el actual equipo gubernamental y los deseos del electorado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 1976

Más información

  • Según «L'Aurore»