Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Educación para ser feliz: la escuela de Summerhill

¿Por qué el niño rompe los juguetes? ¿Qué hacer con un niño que no quiere comer? ¿Por que se masturban los niños? Muchos padres se plantean preguntas de este tipo sin encontrar una respuesta clara; en todo caso, la respuesta no es sencilla y no puede contestarse aisladamente sin considerar, toda la educación que ese niño,está recibiendo. Generalmente, un niño que presenta un problema tiene más de un problema. «Un niño difícil es un niño infeliz. Está en guerra consigo mismo y, en consecuencia, está en guerra con el mundo. » Esta es la tesis central de un libro en el que se re cogen las experiencias de un pedagog inglés que murió en 1973: A. S. Neill y que responde a muchas preguntas como las de más arriba.Neill fundó su escuela en 1921 con la idea de hacer niños,felices para que luego fueran adultos felices, pues «ningún hombre feliz, ha perturbado nunca una reunión, ni predicado la guerra, ni linchado a un negro. Ninguna mujer feliz ha sido nunca regañona con su marido ní con sus hijos. Ningún hombre feliz cometió nunca un asesinato o un robo».

Neill nunca fue un teórico, ni construyó ningún sistema, pero ha sido un hombre inquieto qtíe ha aprendido continuamente desu experiencia de casi sesenta a nos conviviendo con niños y tratando de comprenderlos y de que sean fefices. Su idea de partida era que la escuela se acomode al niño y no al revés, y en el libro cuenta cómo lo ha llevado a cabo y cómo viven los niños en una escuela en la que pueden hacer lo que quieran siempre que no molesten a los dernás, en la que los controles de los niños son ellos mismos, en la que pueden ir a clase si lo desean, o pasarse años entregados a jugar o a hacer trabajos manuales, y en la que, sin embargo, no reina el caos. Se describen todos los aspectos de la vida cotidiana en la escuela, pero el libro es más que eso, es una fuente inagotable de observaciones sobre la conducta del niño y las sus causas, y sobre cómo es un niño educado en la libertad.

Se trata, sin duda, de una de las obras más interesantes. sobre la educación de los niños que se han escrito nunca y que todo padre y todo maestro deberían leer. Su fuerza y su interés radica en la evidencia de las cosas que dice. Aunque se pueden criticar muchos detalles de la práctica de Neill -y sin_ duda el punto más débil es la escasa atención que se dedica a la formación científica de los niños-, su éxito (por ejemplo, sólo en Estados Unidos se, vendieron en 1969 más de doscientos mil ejemplares) es completamente merecido.

El libro se tradujo al castellano en 1963, pero casi es una novedad entre nosotros, pues estuvo totalmente prohibido. en España hasta hace un año y medio. ¿Quizá las personas que prohibieron, no habían tenido una infancia feliz y odiaban tanto al libro como a su propia infancia?

Tras haber leído el libro de Neill, se siente la necesidad, o en todo caso la curiosidad, de saber quién era y cómo llegó hasta allí, cuál fue la evolución de su escuela a lo largo de los años, etc. Esto es lo que nos cuenta Henimings en una obra muy bien documentada que nos permite conocer las influencias intelectuales que Neill experimentó y sus relaciones con muchas personalidades de su tiempo, como, por ejemplo, Wilhelm Reich, así como muchos otros datos sobre el funcionamiento de la escuela, de la que Hemmings, al parecer, fue profesor.

Summerhill. Un punto de vista radical sobre la educación de los niños. Méjico, Fondo de Cultura Económica.Cincuenta años de libertad. Las ideas de A. S. Neill y la escula de Summerhill. Madrid, Alianza Editorial (Col. Alianza Univesidad).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 1976