Inglaterra ING
1
Kane 53' (p)
Francia FRA
2
Aurelien Tchouameni 16',Giroud 77'
Finalizado

Bellingham, el futbolista que se inventó jugar de 22

Polivalente desde niño y esencial ahora en Inglaterra, un técnico le dijo al jugador que podía ser un 4, un 8 y un 10 a la vez

Bellingham conduce el balón durante el encuentro ante Senegal.
Bellingham conduce el balón durante el encuentro ante Senegal.Tolga Bozoglu (EFE)

La espalda de la camiseta de Jude Bellingham descifra parte del enigma de uno de los futbolistas jóvenes más brillantes del mundo, una aparición arrolladora en Inglaterra, en el radar de grandes como el Real Madrid y el Liverpool para el próximo verano. El número 22 resume su complejo y versátil papel en el campo. De pequeño, en la cantera del Birmingham, pensaba que podría ser un buen 10, pero uno de sus entrenadores, Mike Dodds, ya intuía que había bastante más en aquel chico. Le explicó que podía ser un 22: “Puedes ser un 4, un 8 y un 10. Alguien que lo puede hacer todo”. 4+8+10=22.

Bellingham lleva ya dos años exhibiendo por Europa esa rara multifuncionalidad de navaja suiza con el Borussia Dortmund, pero con Inglaterra en Qatar ha dado un salto extraordinario, y mañana le espera Francia en los cuartos (22.00, Gol Mundial).

Pese a que con 19 años es el jugador más joven de la selección inglesa, se ha convertido en la pieza que ajusta cualquier parte del equipo en la que se detecte una holgura. En el estreno contra Irán, por ejemplo, marcó el primer gol de Inglaterra en el Mundial, un cabezazo preciso después de varios movimientos con los que generó espacios para el resto, hasta que encontró uno para él y anotó.

Esa lectura de juego maravilla a Yaya Touré, como ha explicado en The Athletic: “Bellingham no solo es peligroso con el balón. Entiende que correr sin él es más importante que correr con él. Cuando tienes la pelota, todo el mundo se centra en ti, pero correr a la espalda, las carreras no egoístas, pueden desviar a los defensas y crear espacio para un compañero en el sitio correcto”.

Sobresale en otro apartado más o menos subterráneo: nadie ha ganado más tackles que él en el Mundial. Solo Achraf Hakimi, alma de Marruecos, y lateral derecho, se ha impuesto tantas veces como él en esas disputas, 11 según el recuento de Opta. En Inglaterra, el segundo que más batallas de este tipo se ha llevado es Kieran Trippier, otro lateral derecho, y está a mucha distancia, con solo cuatro.

Bellingham se aplica a las tareas de destrucción con una energía sin reservas, en un despliegue que refleja también una rara madurez en su lectura del juego. Como las carreras que hace para otros, también persigue algunas pelotas que no roba, pero ese empeño consigue colocar al oponente bajo presión, lo que le acerca a cometer un fallo, y sitúa a Inglaterra más cerca de una recuperación.

En el partido de octavos contra Senegal, su mejor tarde en el torneo, hizo todo eso y además, cuando Inglaterra sufría más, ejecutó otro movimiento clarividente. Cuando el equipo salía desde atrás gracias al apoyo de Harry Kane, que reculó hasta el medio del campo para recibir y desahogar la presión, Bellingham comenzó una carrera antes de que le pelota le llegara al capitán, y ya apuntó ya a su espalda. Primero se acercó un poco a él, lo que provocó un sutil efecto pantalla, y luego, con su par ya confundido, aceleró detrás. Kane le dio la pelota, Bellingham entró al área y se la echó atrás a Henderson, que marcó y aplacó a Senegal.

A veces, Bellingham parece el chico de 19 años más viejo del fútbol, como cuando en ese mismo partido se acercó a Kane, el capitán, a decirle que olvidara una ocasión que acababa de desperdiciar. Lleva años demostrando una madurez chocante. Cuando a los 17 escogió irse al Dortmund en lugar de al United, lo hizo por razones que solo tenían que ver con su carrera futbolística: “La manera que tienen de integrar a los jóvenes en el primer equipo está a otro nivel”, dijo en una entrevista en el diario The Guardian al poco de concretarse el traspaso.

Después del partido contra Senegal, Foden, otro de los destacados de la tarde, resumió lo que ven quienes juegan con él: “Va a ser el mejor centrocampista del mundo”. El Birmingham, donde solo disputó 44 partidos, retiró el significativo número 22 cuando se fue a Alemania.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS