Brasil BRA
2
Richarlison 61', 72'
Serbia SER
0
Finalizado

Dani Alves: “Otros cumplen órdenes, yo rompo el sistema”

El multicampeón brasileño, al que solo le falta ganar la Copa del Mundo, es el Matusalén de la selección de Brasil en Qatar

Dani Alves, durante un entrenamiento de Brasil la semana pasada.
Dani Alves, durante un entrenamiento de Brasil la semana pasada.MASSIMO PINCA (REUTERS)

“De donde vengo yo no está ni en el mapa”, dice Dani Alves, que nació en 1983 en un suburbio de Bahía, “sin electricidad, sin saneamientos básicos ni alimentos para cenar”. A sus 39 años, este multicampeón al que solo le falta ganar la Copa del Mundo, es el Matusalén de la selección de Brasil en Qatar. Este jueves debuta con Serbia a las 20:00 horas en España (Gol Mundial).

Pregunta. Usted no tiene club desde junio. ¿Cómo se preparó para el Mundial?

Respuesta. Lo importante es estar bien físicamente. Porque cuando tienes el pie bien, es como ir en bici. Uno no se olvida nunca de hacer las cosas.

P. ¿Qué clase de jugador es usted ahora?

R. Me he vuelto más quirúrgico. Ya hay un montón de gente fuerte corriendo. Pero si el balón vuela no puedes ir más rápido que el balón. Si tomas buenas decisiones, sí. Hay que estar bien físicamente para estar bien posicionado, no para correr.

P. ¿Qué Mundial imagina?

R. Creo que será el Mundial más equilibrado de los últimos años. Aquellos que tengan mejores individualidades estarán un pasito por delante. La gente se enfoca mucho en tener bestias físicas, pero el fútbol es un deporte de buenos pies, buenos rematadores y buenos asistentes. ¿Quién gana? ¿Quién corre más o quien juega mejor?

P. Gabriel Jesús dijo que en el Arsenal se siente menos autómata que en el City. ¿Estamos entrenando a los jugadores para que tomen las decisiones de otros?

R. Si nos concentramos en entrenar física y tácticamente a los niños, les cortaremos su poder de atreverse a crear y hacer algo diferente. La humanidad está robotizada: tienes que hacer esto, esto y esto. Están cortando el poder de creación al pueblo. Eso interfiere en el fútbol. Ves equipos física y tácticamente impecables, pero cuando ves los pases que se dan dices: “¡no!”. Es importante estar bien físicamente, pero la ejecución se hace con buen pie, con buenas decisiones, con encontrar pases y hacer movimientos donde otros no los ven. A este paso todos van a hacer lo mismo y todos los partidos se igualarán.

P. Probablemente, no haya existido nunca un lateral derecho que haya tomado mejores decisiones que usted cuando llega a la zona más complicada del ataque, en el borde del área contraria. ¿Por qué cree que ha sido capaz de interpretar tan bien actividades propias de extremo, de lateral, de centrocampista o de delantero?

R. Para mí el fútbol es un juego. Cuanto más domines el juego, más aumentará tu poder de decisión. Se lo digo a los jóvenes: ¿cómo escalan de nivel en la PlayStation? Porque dominan las fases del juego. Tú haces la diferencia cuando dominas el juego, que no tiene nada que ver con los highlights de la televisión. Si amas de verdad el fútbol no te quedas con las cosas que se ven en los highlights. Contemplas los 90 minutos de los partidos y, sobre todo, a tus compañeros. ¿Dónde están? ¿Cómo se mueven? ¿Cómo les gusta que les pases el balón? ¿Al pie o al espacio…? Si miras highlights tus compañeros desaparecen. La gente me pregunta por qué sigo jugando a este nivel con 39 años. ¡Porque yo amo este juego! ¡Lo amo, chaval! Yo aquí no estoy perdiendo el tiempo. Yo ya jugaba a esto cuando no me pagaban por hacerlo. Y ahora que me pagan lo amo el doble.

Se lo digo a los jóvenes: al fútbol no se juega cuando el balón está en tus pies; se juega antes. Cuando el balón está en tus pies ya solo tienes que decidir

P. ¿Qué ama del juego?

R. Amo la excitación que causa y la transformación que provoca en las vidas de las personas, y amo el juego, no solo cuando el balón está en mi pie. Si amas el juego cuando el balón no está en tu pie, alcanzas un poder de creatividad que los demás no tienen. Los demás cumplen órdenes. Mi característica dentro de los equipos fue romper el orden, romper el sistema. Porque al final eres tú el que está dentro del campo. No se trata de tirar centros al área. Yo no tiro centros: yo intento pasar al compañero que está en el área. Yo intento asistir. ¿Centrar por centrar? Todo el mundo lo hace. Lo que pocos hacen es pensar en cómo le gusta moverse al compañero, dónde le gusta rematar, cómo le gusta ir. Todo lo que hago es intentar servir de la mejor manera posible a mis compañeros. ¡Eso es dominar el juego! Se lo digo a los jóvenes: al fútbol no se juega cuando el balón está en tus pies; se juega antes. Cuando el balón está en tus pies ya solo tienes que decidir. Pero antes de recibir tienes que ver quién está libre, si juegas primera, segunda o tercera línea; si es un pase de aceleración, si es un pase de control, si es un pase falso, si es un pase de objetivo… Si dominas todo esto, cuando el balón llegue a tu pie ya sabrás qué hacer.

P. ¿Mbappé se confunde cuando intenta bajar al mediocampo a jugar como Neymar?

R. Hoy el PSG tiene el mejor trío del fútbol. Lo he hablado con Mbappé: tiene que entender lo que tiene a su lado. Porque los jugadores que le acompañan pueden potenciar muchísimo sus cualidades. Él es un fenómeno que no consiguió entender que a su lado hay fenómenos más fenómenos que él. Neymar y Messi tienen un poder de ver cosas que nadie en el fútbol ha podido ver.

P. ¿Mbappé es un prodigio del desmarque que quiere hacerse pasador?

R. Yo siempre digo: yo tengo un buen pase. Pero si tengo cerca a Messi, le doy el balón a él. Si tengo a Neymar se lo doy a él. Ellos me van a optimizar más. Es el problema del fútbol cuando juntan tantos grandes nombres en el mismo lugar. Hay que saber gestionar eso. Lo que hace poderoso al ser humano es el conocimiento de sus virtudes y sus defectos. Porque tú puedes ser la hostia, pero siempre está la ‘rehostia’. Si yo soy Mbappé, le doy el balón a Messi y Ney, que ellos me asistan, y yo haré 150 goles por año.

P. ¿Qué jugador le gusta ahora?

R. Me gusta mucho Musiala. Tiene algo diferente. Para los amantes del fútbol es magia, como Pedri.

P. ¿Cómo ve a Luis Enrique?

R. Luis Enrique es como yo: lo que él quiere te lo va a decir en 30 segundos. Eso está muy escaso hoy en día.

P. En Inglaterra hay un debate porque dicen que Alexander Arnold no sabe defender. ¿Es justo separar a los laterales en defensivos y ofensivos?

R. Hay mucha gente hablando de fútbol que no sabe de fútbol. ¿Qué es un lateral defensivo y un lateral ofensivo? Esto se determina en función de las características del equipo en el que juegas. Si pones a un jugador defensivo en el lateral derecho del Barcelona no tiene ningún sentido porque el Barcelona es un equipo hecho para atacar; y si pones un lateral ofensivo en un equipo defensivo, tampoco lo sitúas en el equipo adecuado. ¿Qué quieren los equipos de los jugadores? La Juventus es un equipo estructurado para defender y yo le daba ese toque ofensivo. Por eso no me hacían jugar tanto como me habría gustado. Ahí siempre pensaban en la contención. Yo como defensa prefiero defender atacando antes que defender en mi área. Por eso estuve poco en Italia. Si contratas a un jugador que viene del Barcelona, donde el poder ofensivo es brutal… Yo en mi vida he pegado un pelotazo para adelante, ¿cómo lo voy a hacer ahora? Si me fichas para que haga eso te has equivocado: has fichado a un jugador al que le gusta crear, que no se apabulla en ningún momento del juego, que está tranquilo y siempre quiere crear o defender a través del balón. Si tienes un plan para hacer un equipo defensivo, debes fichar a los jugadores que sienten eso. Si no, debes fichar robots que hagan lo que quiere otro. Pero no podemos perder el brillo de la creación: lo difícil no es defender, sino ir al ataque. Alexander-Arnold me encanta porque es tan importante aquel que regatea cinco jugadores como aquel que con un pase supera a cinco en un cambio de orientación de 40 metros. Aparentemente menos brillante, pero para los que saben de fútbol, mucho más eficaz y rápido.

De los 17 años que llevo en la selección, este es con gran diferencia el mejor momento de Brasil. Nunca hubo tanta complicidad en el vestuario

P. ¿Brasil ha vuelto a ser una selección que privilegia la creatividad?

R. Es la adaptación al fútbol moderno sin perder la esencia. Coincide en que han aparecido un número muy grande de jugadores con esa entrega y ese brillo que solo Brasil puede tener. Estamos muy equilibrados en todas las posiciones. De los 17 años que llevo en la selección, este es con gran diferencia el mejor momento de Brasil.

P. ¿Qué convierte a Tite en un gran entrenador?

R. Es capaz de sacar lo mejor de cada uno. Él hace lo más difícil para un entrenador: estar preocupado de todo el grupo. La mayoría se enfoca en los que están jugando. Él no. Eso lo hace diferente: su poder de gestión y liderazgo.

P. ¿Cómo se gestiona el vestuario con el liderazgo de Neymar?

R. La gente se confunde: al fútbol no se juega dentro de las cuatro líneas. Se juega en el vestuario. Como esté la peña fuera, estará la peña dentro. Este es el mejor vestuario de Brasil que yo he conocido. Por la complicidad que hay dentro.

P. ¿Cómo ve a Vinicius y Rodrygo?

R. Soy muy fan de Rodrygo. Para mí es un fenómeno para ver cosas donde nadie las ve y para combinar con descaro y personalidad. Lo pienso desde que estaba en el Santos. Para mí va a ser un grande. Vini trae de fábrica algo espectacular: una potencia brutal. Necesita mejorar su juego asociativo, algo que tiene Rodrygo en cantidad.

P. ¿Qué jugador de Brasil puede sorprender al mundo en Qatar?

R. Antony es un fenómeno. Yo he formado parte de su formación en San Pablo y le he dado algún consejo. Hay que tener cuidado porque el fútbol es una máquina de distracción muy grande y hay que mantener el equilibrio cuando no estás bien. El fútbol se va a acabar, pero nosotros no acabaremos cuando acabe el fútbol.

P. ¿Qué viene después del fútbol?

R. Las películas de niños enseñan mucho al que presta atención. Kung Fu Panda dice que el futuro es una incógnita y el presente es lo más hermoso que hay, por eso se llama presente. Porque hay que abrirlo todos los días. Yo solo vivo siendo responsable y consciente, preparándome para cuando llegue la oportunidad a golpear a mi puerta.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS