Las apuestas de Luis Enrique

El seleccionador español ha armado un bloque con vistas al Mundial de Qatar plagado de jugadores cuyas primeras convocatorias causaron sorpresa

Gavi, durante el España-Portugal (1-1) de la Liga de Naciones disputado el pasado jueves en Sevilla.
Gavi, durante el España-Portugal (1-1) de la Liga de Naciones disputado el pasado jueves en Sevilla.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

El rock con tintes de psicodelia de un grupo local entretenía este sábado a los clientes de unos puestos de cerveza y salchichas en Praga. La música retumbaba en la sala de prensa del Eden Arena, donde Luis Enrique disertaba sobre sus criterios de selección de jugadores. España es un equipo de autor desde el innegociable libreto de Luis Enrique y por sus apuestas por futbolistas que lo ejecuten, salidos, muchos de ellos, de su particular radar. “El perfil del jugador español se caracteriza por ser el de un jugador inteligente y de buen manejo de balón”, explicó el técnico de la Roja. Bajo su dirección, la mayoría de los partidos se han convertido en exámenes ante la prensa y la hinchada. El de este domingo ante la República Checa (20.45, TVE1) será otro testeo en la segunda jornada de la Liga de Naciones.

La defensa que Luis Enrique hizo de Gavi el jueves en la sala de prensa del Benito Villamarín fue la de un seleccionador muy convencido de las proyecciones a futuro que le componen el ojeador que todo entrenador lleva dentro. El preparador gijonés percibe que el interior del Barcelona es solo apreciado por su brega y su guerrear en las disputas. “Con balón, Gavi es un desconocido en el fútbol español, incluso para los que le tienen cerca”, aseveró tras el empate con Portugal (1-1) en el primer envite de la tercera edición de la Liga de las Naciones. La predicción de Luis Enrique respecto a Gavi tuvo un punto de osadía porque se atrevió a augurarle un futuro que añadirá a su perfil el de un goleador llegando desde la segunda línea. El técnico se apoya en el conocimiento que tiene del volante andaluz, representado por su amigo Iván de la Peña, desde que en 2015, con 11 años, fue reclutado del Betis para los infantiles del Barcelona cuando él dirigía al primer equipo azulgrana. Gavi responde a los principios básicos en los parámetros que utiliza Luis Enrique para el reclutamiento: está bien dotado técnicamente para el juego con balón y tiene un físico resistente para aguantar el ritmo de presión al que España somete a sus rivales. La decidida apuesta por el interior azulgrana es una más con las que el seleccionador conformó el grupo con vistas a la pasada Eurocopa y ahora al Mundial de Qatar. “No he descubierto la penicilina, apostar por Pedri no es difícil. Quizá hay que tener un poco de valentía para ponerlo de interior puro. Y cuando ves a Gavi es simplemente ser fiel a lo que piensas. Y yo todavía estoy abierto a que haya sorpresas de cara al Mundial. También habrá algún jugador que se caiga. Pero si apuestas por algo es porque uno está convencido”, advirtió el seleccionador español.

Las sorprendentes elecciones de Luis Enrique emergen línea por línea. La de Unai Simón fue el primer gran golpe de timón que dio. Incluso sus suplentes ahora, Robert Sánchez y David Raya, están muy marcados por ese perfil de jugadores que eran desconocidos para el gran público y su presencia en la selección sorprendió la primera vez que fueron llamados. La desaparición paulatina de Kepa, Pau López y De Gea describen una revolución en la portería acorde a las exigencias de un estilo que demanda porteros de buen pie para la salida del balón. “Para nosotros un portero tiene que iniciar el juego. Necesitamos que domine el juego aéreo, que haga las coberturas a la espalda de los defensas, que transmita paz y tranquilidad”.

El empeño en Aymeric Laporte, cuando este pudo obtener la nacionalidad española, no pretendía solo el alistamiento de un central zurdo de buen pie que le permita jugar con la defensa adelantada. También se trataba de buscar un líder a una defensa en la que Eric García, Pau Torres, Iñigo Martínez o Diego Llorente están cortados con el patrón de la buena salida de balón.

Entre los centrocampistas, las apuestas más significativas de Luis Enrique han sido las de Pedri, Carlos Soler y el citado Gavi. Futbolistas como Canales, Parejo o Fabián han sido desterrados de las convocatorias y tienen complicado su regreso a ellas. “Los tres del medio son clave en cuanto a colocación y luego, con el balón no veo ninguna selección que lo maneje como lo hacemos nosotros”, explica el técnico.

En la delantera, el gran órdago en su momento fue Ansu Fati y este lo sigue siendo como muestra su presencia en esta concentración pese a que el mismo Luis Enrique admite que “no tiene ritmo de partidos”. Sarabia y Dani Olmo son otros dos desafíos del seleccionador que han cuajado. Por el primero apostó para la Eurocopa cuando no era titular en el PSG y al segundo lo ha promocionado como un multiusos que le ha rendido de extremo, de falso nueve y de interior. Hasta la insistencia en Morata es otra de las apuestas que le han salido bien al técnico asturiano. “Los delanteros de esta convocatoria pueden jugar de nueves y algunos en sus clubes no lo hacen, pero lo tienen”, concluye Luis Enrique.


Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS