El ocaso de Jordi Alba en un Barça sin Messi

El lateral, que lleva mal la competencia, tiene una media de 18 pérdidas por partido

Jordi Alba, en el partido del Barcelona ante el Athletic en San Mamés.
Jordi Alba, en el partido del Barcelona ante el Athletic en San Mamés.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

Xavi llegó al Barça con una lista de temas para conversar con la plantilla. “No es disciplina, es orden”, aclaró. Y, en su primera charla con la plantilla, recurrió a la manida meritocracia. “Jugarán los que estén mejor”, subrayó. En los 13 partidos de Xavi como técnico, los futbolistas de campo que más minutos jugaron han sido Busquets (1.128), Piqué (1.013), Araujo (1.003) y Jordi Alba (972). El lateral forzó para jugar 30 minutos frente al Bayern y se perdió los encuentros ante Osasuna (lesión) y Mallorca (covid). En el resto, participó en todos.

“Entiendo la crítica. Los tiros van hacia las vacas sagradas y ellos también lo tienen que entender. El compromiso de los veteranos es espectacular, pero ahora depende del rendimiento. Hasta hace poco no teníamos muchas alternativas”, expuso el preparador catalán en la previa del viaje a Vitoria para medirse ante el Alavés (21.00 horas, Movistar Partidazo).

El problema para Xavi es que mientras en la zaga cuenta con alternativas para Piqué —Araujo, Éric García, Mingueza, Lenglet y Umtiti— y el puesto de volante central lo pueden ocupar De Jong y Nico, en el lateral izquierdo solo cuenta con Balde, jugador del filial. Y el canterano solo ha jugado 392 minutos en el Barça B. Para Xavi, entonces, es Jordi Alba o Jordi Alba. De hecho, cuando el lateral no estuvo disponible, el técnico tuvo que cambiar el sistema (Osasuna) e improvisar con Araujo de lateral (Mallorca).

Desde que Alba fichó por el Barcelona en la temporada 2012-2013, la secretaría técnica azulgrana solo le ha buscado competencia en tres oportunidades: Mathieu (2014-2015), Digne (2016-2017) y Firpo (2019-2020). En el mismo periodo se contrataron el doble de laterales derechos, Aleix Vidal, Semedo, Wagué, Douglas, Dest y Emerson. Además del regreso de Alves. Según explican fuentes de la dirección deportiva, Alba es un tipo querido en el vestuario pero no lleva bien la competencia.

Alba puso el grito en el cielo cuando leía en la prensa que el Barça andaba tras los pasos de Juan Bernat y Theo Hernández. Tampoco lo tuvieron fácil los canteranos Grimaldo (Benfica), Cucurella (Brighton) y Miranda (Betis), que se tuvieron que buscar la vida lejos del club. Alba saca pecho en ataque: 1,6 ocasiones creadas por partido por las 1,7 de la campaña pasada.

Sin embargo, pincha en defensa. Acumula una media de 18 pérdidas por duelo, cuando el curso anterior su estadística era de 14,5 y en la 2017-2018, por ejemplo, fue de 12,5. “Su compromiso es intachable”, lo defiende Xavi. Ocurre, en cualquier caso, que al técnico se le agota la paciencia y en la dirección deportiva ya están trabajando en un sustituto. A Alba no le gustará, pero ya no les importa. “Ya no está el chiquito [por Messi] para protegerlo”, concluyen desde el área deportiva.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS