Copa de África - Grupo f - jornada 1Así fue
Túnez
Túnez
0 1
Finalizado
Malí
Malí
Ibrahima Koné 47'

Caos en la Copa de África

El árbitro del Túnez - Malí pitó dos veces el final del partido antes de tiempo, la organización intentó reanudarlo 35 minutos después y el equipo tunecino se negó a jugar

Mondher Kebaier, entrenador de Túnez, protesta ante el colegiado Janny Sikazwe.
Mondher Kebaier, entrenador de Túnez, protesta ante el colegiado Janny Sikazwe.MOHAMED ABD EL GHANY (REUTERS)

Nadie entendió muy bien por qué a los 80 minutos del Túnez-Malí de la Copa de África el colegiado zambiano Janny Sikazwe le mostró un cinco con la mano al cuarto árbitro. La explicación llegó cuando el árbitro decretó el final del choque justo a los 85 minutos ante la indignación de los jugadores y el cuerpo técnico de la selección de Túnez, que perdía 0-1. Rodeado por los jugadores y técnicos norteafricanos, Sikazwe, aleccionado también por el cuarto árbitro, decidió reanudar el encuentro. El árbitro parecía haber confundido el minuto 80 con el 90 reglamentario. Nadie podía esperar lo que volvió a ocurrir después.

TUNTúnez
Túnez
0
Bechir Ben Saïd, Montassar Talbi, Bilel Ifa, Dylan Bronn, Hamza Mathlouthi, Ellyes Skhiri, Ali Maâloul, Aissa Laidouni (Anis Ben Slimane, min. 66), Khazri, Naim Sliti (Touzghar, min. 78) y Hannibal Mejbri (Saif-Eddine Khaoui, min. 45)
MLI Malí
1
Malí
Ibrahim Mounkoro, Hamari Traore, Falaye Sacko, Kiki, Haidara, Amadou Haidara (Lassana Couibaly, min. 80), Adame Traore (Moussa Doumbia, min. 72), Diadie Samassekou, Moussa Djenepo (El Bilal Toure, min. 80), Adama Traoré (Yves Bissouma, min. 58) y Ibrahima Koné
Goles 0-1 min. 47: Ibrahima Koné.
Tarjetas amarillas Hamari Traore (min. 17), Hamza Mathlouthi (min. 21), Moussa Djenepo (min. 32) y Ellyes Skhiri (min. 46)
Tarjetas rojas El Bilal Toure (min. 86)

En el minuto 88, Sikazwe expulsó a El Bilal, jugador de Malí. El VAR le indicó al colegiado que revisara la jugada al considerar excesiva la sanción, pero Sikazwe se reafirmó en la misma. A los 89 minutos y 50 segundos, antes del llegar a los 90 minutos y sin sumar el lógico tiempo de alargue en un partido con dos penaltis y una visualización de la pantalla tras un aviso del VAR, Sikazwe volvió a decretar antes de tiempo el final de este partido de la primera jornada del grupo F de la Copa de África que se disputa en Camerún. El torneo comenzó el pasado 9 de enero y disputará su final el 6 de febrero.

“Nos ha privado de siete y ocho minutos de tiempo adicional. Nos ha enviado a los vestuarios a pesar de nuestras protestas y luego, 35 minutos después, se ha presentado en el vestuario para decir que debíamos reanudar el partido”, afirmó en conferencia de prensa Mondher Kebaier, seleccionador de Túnez.

Las escenas que se vivieron en el estadio camerunés de Limbé fueron surrealistas. Los aficionados que habían abandonado las gradas volvían a las mismas y el seleccionador de Malí, Mohamed Magassouba, tuvo que abandonar la rueda prensa para volver a dirigir su equipo. La organización de la Copa de África, a instancias de la Confederación Africana de Fútbol, había decidido jugar los segundos que quedaban y el obligado tiempo adicional.

La selección de Túnez, sin embargo, se negó a reanudar el partido a pesar de estar en superioridad numérica. En un primer momento, se le ha dado por perdido el partido con el 0-1 que se reflejaba en el marcador. No obstante, la organización del torneo tiene previsto analizar el rocambolesco episodio de Limbé y algunas fuentes apuntan incluso a una descalificación de Túnez por negarse a jugar.

“Nuestros jugadores se estaban ya aplicando baños de hielo y estaban en las duchas. ¿Después de decretar dos veces el final antes de tiempo viene 35 minutos después para que juguemos lo que quedaba? No he visto nada igual en mis 30 años de carrera”, añadía Mondher Kebaier, el entrenador de Túnez. “Ya veremos qué decisión toma la organización. Lo que ha pasado es inexplicable”, finalizó.

El follón que se vivió en el estadio dejó a un lado el desarrollo del encuentro. Malí se adelantó con un gol de penalti a los 48 minutos, del delantero Ibrahima Koné. Túnez tuvo la oportunidad de empatar a los 77 minutos con otro penalti. Mounkoro, portero de Malí, detuvo el lanzamiento de Khazri, delantero del Saint-Éttiene. Mounkoro fue designado como el mejor futbolista de un partido que pasará a la historia de la Copa de África.

Mauritania, sin himno

El caos se apoderó de la jornada del torneo africano. A la surrealista escena vivida en el Túnez-Malí se unió otro episodio rocambolesco antes del inicio del Mauritania-Gambia. Los jugadores mauritanos no salieron de su asombro cuando comprobaron que el himno que sonó en los prolegómenos del choque no era el de su país.

La organización se equivocó hasta en dos ocasiones con el himno de Mauritania, provocando la indignación de sus futbolistas, auxiliares y cuerpo técnico. Estos errores dejan en muy mal lugar a la organización del torneo. “África debería incidir mucho más en el aspecto organizativo”, expresó recientemente Thomas N’Kono, exportero de Camerún, en una entrevista en EL PAÍS.

Este partido entre Mauritania y Gambia se disputó con retraso en el estadio de Limbé tras el escándalo del Túnez-Malí. El triunfo correspondió a Gambia gracias a un gol de Jallow a los diez minutos. Esta edición de la Copa de África se juega este invierno después de su aplazamiento el pasado mes de junio de 2021 por la pandemia del coronavirus.

El día que a De Burgos Bengoetxea se le paró el reloj

La temporada pasada, en el Sevilla-Granada disputado el 25 de abril en el Sánchez Pizjuán, Ricardo de Burgos Bengoetxea pitó el final del encuentro en el minuto 93 cuando, anteriormente, había indicado cuatro minutos de tiempo añadido para completar el encuentro. Tras escuchar sorprendidos el pitido anticipado, los jugadores del Granada, que había marcado el 2-1 en el minuto 90 (con un gol de penalti de Soldado), se arremolinaron en torno al colegiado reclamando el minuto que faltaba para completar el margen reflejado en el tablero electrónico.

Los asistentes se dirigieron rápidamente a De Burgos Bengoetxea y le advirtieron del error. Acto seguido, el colegiado pidió perdón a los jugadores del Granada y reclamó a los del Sevilla, que ya enfilaban el túnel de vestuarios, que regresaran al terreno de juego. Algunos incluso ya se habían intercambiado la camiseta y tuvieron que desandar el camino. “Se me ha parado a mí”, repetía De Burgos Bengoetxea señalándose el reloj de la muñeca. Los recogepelotas habían recogido los balones y los sets de entrevistas ya estaban montados a pie de campo. Pero, siete minutos después del primer final, se reanudó el partido. Llegados al minuto 94, sin jugadas reseñables, el colegiado decretó el final correcto.

El colegiado lo explicó así en el acta del partido: “Debido a un error de cronometraje, y aunque había indicado que se iban a jugar cuatro minutos de añadido, indiqué el final del encuentro en el minuto 93. Tras ser advertido del error por mi equipo arbitral, solicité al equipo local que regresara al terreno de juego para así jugar el minuto que faltaba por disputarse. Tras jugarse ese minuto no disputado previamente indiqué el final sin ninguna otra incidencia”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS