A falta de Nadal, la ilusión de Alcaraz

España se aferra a la efervescencia del murciano para paliar la ausencia del balear en la Davis que comienza este jueves: “Estoy ganándome el respeto en la pista”

Alcaraz pelotea en el Madrid Arena, con Ferrero en segundo término, en una imagen cedida por la federación (RFET).
Alcaraz pelotea en el Madrid Arena, con Ferrero en segundo término, en una imagen cedida por la federación (RFET).

Tras la conquista de su sexta Ensaladera, hace dos años en la Caja Mágica de Madrid, el equipo español de la Copa Davis emprende estos días el reto de revalidar el reto en un contexto similar, pero distinto. La competición se traslada del barrio de San Fermín al Madrid Arena de la Casa de Campo, pero transcurrirá en paralelo en dos ciudades más, Innsbruck y Turín. El torneo encuentra un desahogo al aumentar la extensión, de una semana a diez días, aunque el formato se mantiene: seis grupos (del A al F) con tres selecciones cada uno; las primeras y las dos mejores segundas accederán a los cuartos de final, y de ahí los cruces y la cita clave por el título, el 5 de diciembre en Madrid.

España debutará este viernes (16.00, #Vamos y Movistar Deportes) contra Ecuador, a priori un despegue amable para el cuadro capitaneado por Sergi Bruguera. El técnico, no obstante, sufrió a última hora el contratiempo de la baja de Roberto Bautista, aquejado de una lesión abdominal y que ha sido reemplazado por el veterano Albert Ramos. De este modo, la defensora del título no podrá contar con los dos héroes de la edición de hace dos años, la primera bajo el revolucionario formato diseñado por Gerard Piqué y el Grupo Kosmos. Ausente Bautista, tampoco figura en el listado Rafael Nadal, capitales ambos en 2019 desde lo emocional y lo estrictamente competitivo.

El castellonense tuvo que abandonar el torneo por el fallecimiento de su padre, pero regresó y abrió la serie definitiva contra Canadá con una victoria. “Aquí el que ha sido vital es Roberto”, expuso entonces Nadal, que logró ocho de los once puntos obtenidos por España. Sin el gigante, Bruguera apela al bloque y el aficionado observa con entusiasmo la eclosión del joven Carlos Alcaraz, que a sus 18 años se ha convertido en una de las sensaciones del circuito profesional. Alistado por primera vez, viene de firmar recientemente las semifinales de Viena, de ganar la Copa de Maestros de los sub-21 y su ranking, hoy día, no se corresponde con su juego pese a la ascensión.

Grupos y programa de las Finales de la Copa Davis.
Grupos y programa de las Finales de la Copa Davis.

El murciano comenzó el año como el 141º de la lista mundial y ahora es el 32º. Por el camino, su primer trofeo de la ATP (en Umag, Croacia), unos cuartos de final en Nueva York y varias dentelladas de precocidad.

“Es un chico increíble y está adaptándose muy bien al equipo. Está feliz y nos aporta mucho aire fresco”, valora Bruguera, cuya nómina se completa con Pablo Carreño (20º), el mencionado Ramos (45º), Feliciano López (106º) y Marcel Granollers (7º) como especialista para el dobles. “Estoy muy cómodo y estoy disfrutándolo mucho. Las cosas han ido un poquito deprisa por todo lo que estoy viviendo”, expresa Alcaraz sobre su adaptación y el vuelo que ha adquirido su carrera, inevitablemente comparada con la de Nadal por la similitud con los primeros pasos que dio el campeón de 20 grandes.

Sin ir más lejos, el balear debutó en la Copa Davis con 17 años, en una serie contra la República Checa. Cedió de entrada contra Jiri Novak, pero firmó el punto decisivo ante Radek Stepanek. Posteriormente y ya con 18 años, todo ímpetu, melena al viento y sin mangas, tumbó en diciembre al estadounidense Andy Roddick en la final celebrada en La Cartuja de Sevilla, después de 3h 40m y un duelo que supuso un punto de inflexión para él.

“No hace falta aconsejarle”

Ahora, es la efervescencia juvenil de Alcaraz la que arrastra y la que engancha. A falta de Nadal, el equipo español se agarra a su despegue y el seleccionador no lo contempla como una pieza de relleno, ni mucho menos, sino ya como protagonista en la primera línea. “Espero que sea ganando y con el estadio lleno”, comenta Alcaraz en referencia a su estreno. “Quiero que el rival piense que lo va a tener difícil, que va a tener que correr y sudar mucho para poder ganarme. Hacerle sentir un poquito de miedo. Estoy ganándome el respeto en la pista”, agrega el chico del Palmar, que en 2018 ya ganó la Copa Davis como júnior: “Te ayuda a saber cómo se juega en equipo, pero esto es otro mundo”.

España chocará de inicio con Ecuador, rival asequible, y abordará el domingo (16.00) a la potente Rusia, vencedora en la última competición por equipos –la ATP Cup disputada el pasado mes de febrero en Australia– y con quien a priori debería dirimir la primera plaza del grupo A. “No soy de hacer cábalas. Lo único que depende de nosotros es dar el máximo”, introdujo Bruguera ante los periodistas. “Tienen al número dos del mundo [Medvedev], al cinco [Rublev], al 18 [Karatsev] y al 30 [Khahanov]. Ya llegaron a semifinales en 2019 con Rublev y Kachanov, y ahora tienen a Karatsev y Medvedev, que posiblemente es el jugador más en forma”, atribuye a Rusia.

“Es increíble lo que está haciendo Alcaraz con solo 18 años. Es de esos jugadores a los que te apetece verle jugar. No hace falta darle ningún consejo, está preparado”, sostiene Feliciano López, el más longevo (40 años) de un equipo con poso y empaque, de treintañeros –Pablo Carreño (30), Ramos (33), Granollers (35)– y un joven que asoma en forma de revulsivo. “Recuerdo el partido de Ferrer contra Kohlschreiber en Valencia [2018, en la serie frente a Alemania, de 4h 51m de extensión]. Desde entonces siempre he querido vivir algo así”, apunta Alcaraz.

Hoy, su ilusión es la de España.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS