Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roger Martí: “El míster nos inculcó que no tuviéramos miedo”

El delantero del Levante, máximo goleador español de LaLiga con 10 tantos, analiza el estilo de Paco López

Roger, en el campo de entrenamiento del Levante.
Roger, en el campo de entrenamiento del Levante.

Roger Martí (Valencia, 29 años) ha emprendido este curso un viaje hacia el gol. Con diez muescas en su revólver, El Pistolero del Levante es el máximo goleador nacional -empatado con Ángel y Gerard Moreno- y uno de los bombarderos más valiosos de LaLiga. Si marca este sábado frente al Real Madrid (21.00, Movistar LaLiga) repetirá su sentido ritual: levantará los dedos índice señalando al cielo y sacará las pistolas: bang, bang.

Pregunta. ¿Tiene el revólver cargado?

Respuesta. Las pistolas siempre están preparadas [ríe]. Estoy con ganas de marcar ante un gran rival como el Real Madrid.

P. Además de hacer el gesto de disparar las pistolas, cuando marca eleva los dedos índice hacia el cielo.

R. Lo hago desde que falleció mi abuela. Estábamos muy unidos y los goles van para ella. Se llamaba Marisun.

P. Es uno de los delanteros más valiosos de LaLiga empatado con Benzema y Maxi Gómez. Nueve puntos le han dado sus 10 goles al Levante.

R. Dato buenísimo ese. No lo conocía. Es importante que los goles sirvan para sumar puntos y que tengan valor.

P. Además, junto a Gerard Moreno y Ángel es el máximo goleador nacional.

R. Ha llegado mi momento, el que tanto he pedido y tanto he buscado. Tener confianza y afianzarme en Primera División era mi objetivo. Siempre he tenido trabajo y ahora aporto, además, goles. Es fundamental el apoyo del míster para tener confianza. Por eso estoy haciendo goles. Me gusta cuidarme la alimentación y realizo un trabajo complementario fuera del equipo. El descanso también es básico. Todo ayuda.

P. ¿Cree que sus goles llamarán la atención de Luis Enrique? La Eurocopa está a la vuelta de la esquina.

R. Quiero que mis goles ayuden al equipo a conseguir los objetivos y ojalá sirvan para tener una oportunidad en la Eurocopa. Es muy difícil llegar a la selección porque hay mucha competencia pero nunca se sabe. Sería un sueño.

P. Sus cifras han llamado la atención del Barça que lo tentó antes de firmar a Braithwaite.

R. El Barça se puso en contacto con mis agentes y le trasladaron al Levante el interés en ficharme. No se llegó a un acuerdo porque el Levante no quiso venderme. Al final tengo una cláusula [30 millones] y en ningún momento he querido forzar nada. Está claro que a cualquier jugador le gusta que el Barça pregunte por él, pero yo estoy tranquilo aquí, tengo contrato y siempre he priorizado el Levante. Es una posibilidad que ha estado ahí pero mi mente estaba en el Levante. Lo han manejado mis agentes y el club y yo no he querido meterme.

P. ¿Es justa la norma que permite a un equipo debilitar a otro?

R. Es una faena para el Leganés, pero entiendo que el club vendedor tiene que estar de acuerdo en negociar y en que le paguen la cláusula. Si no es así, es injusta.

P. Hoy se siente reconocido, pero volvió a regañadientes de la cesión al Valladolid.

R. Era una época en la que yo no estaba contando para el primer equipo y estaba enfadado por cómo se me estaba tratando. Tuve una conversación con Tito y Carmelo del Pozo y me convencieron para volver. Estoy aquí por ellos. Agradeceré siempre su confianza.

P. ¿El sistema ofensivo de Paco López ayuda a los delanteros?

R. No sé si es más fácil para un punta este sistema, pero es cierto que nos aprovechamos mucho de ese juego tan atrevido y tan directo que tiene el equipo. De todas formas, esto es cosa del grupo; la presión empieza arriba y si el delantero no está bien, el defensa lo sufre y al revés.

P. ¿Por qué juegan tan valiente?

R. Es el estilo del míster. Nos inculcó que no tuviéramos miedo, que fuéramos siempre hacia adelante y que le jugáramos de tú a tú a cualquiera. Eso nos obliga también a salir muy concentrados y a dar el máximo porque, de no ser así, sucede al revés y nos gana cualquiera.

P. ¿Cuántos tatuajes tiene?

R. Unos cuantos. Bueno, la verdad es que tengo muchos. Empecé tatuándome la letra “M” de mi abuela Marisun y a partir de ahí llegaron los demás.

P. ¿Todos tienen un motivo?

R. Todos no. Hay algunos que te los haces porque simplemente te gusta el diseño, pero la mayoría tienen motivo. Tengo tatuadas las fechas de nacimiento de mis padres y de mis hermanos, que son lo más importante para mí; la de mi debut con el Levante en Primera y la de mi primer gol en Primera División.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >