Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Íñigo López, un veterano que estuvo en el Alcorconazo

El central de 36 años llegó al Deportivo en el pasado mercado invernal para ejercer un rol de veterano en la caseta, pero apenas ha jugado 19 minutos

Íñigo López, con el Deportivo, a la izquierda.
Íñigo López, con el Deportivo, a la izquierda.

Cuando a finales del pasado mes de enero el Deportivo incorporó a Íñigo López Montaña (Logroño, 1982) arreciaron las críticas en A Coruña. Un central de 36 años, suplente en el Extremadura no colmaba ni por asomo las expectativas de quienes aguardaban refuerzos de postín para la lucha final por el ascenso a Primera. Desde el club se justificó la incorporación por la escasez de efectivos en el centro de la zaga y por su capacidad para engancharse en marcha al vestuario. De alguna manera, Íñigo López llegaba para darle un plus de exigencia al trabajo diario. “Mi rol es aportar experiencia y apretar para que mis compañeros aprieten. Quien me conoce sabe que tanto desde fuera como jugando partidos he ayudado en los equipos donde he estado”, explicó a su llegada el jugador, cuyo hermano Jorge, de larga trayectoria en Primera, también fue investigado por el supuesto amaño del Levante-Zaragoza en 2011.

Ese fue hasta ahora su papel como cuarto central. Apenas ha disputado 19 minutos con la camiseta blanquiazul para ayudar a achicar balones en un agónico final de partido contra el Numancia, ya con José Luis Martí al frente del equipo. Antes, en el Extremadura jugó siete partidos esta campaña, en los que anotó un gol en propia meta contra Osasuna, en un centro al área en el que pifió en el despeje.

López es un trotamundos que llegó a A Coruña para detenerse en su duodécima estación como profesional, forjado en el desparecido Club Deportivo Logroñés, pasó por la cantera del Atlético, pero se dio a conocer en Alcorcón, donde jugó tres años y en el último logró el ascenso a Segunda y fue pilar del equipo que goleó y apeó al Real Madrid en primera ronda de la Copa del Rey de la temporada 2009-2010, el famoso Alcorconazo (4-0 en la ida y 0-1 en la vuelta). No se detuvo ahí su fortuna porque el Granada le reclutó y de la mano del técnico gallego Fabri escaló otro peldaño hasta Primera División como indiscutible en el once del cuadro andaluz.

Con el cuadro de Los Cármenes y ya con 29 años debutó la máxima categoría, donde jugó también, con desigual fortuna, para Celta y Córdoba tras un poco exitoso pasó por el PAOK griego. En el verano de 2015, tras sufrir un descenso de categoría, aceptó la oferta del Huesca, donde fue de más a menos y la campaña del ascenso tuvo una participación escueta, apenas cuatro partidos de Liga y uno de Copa. Su llegada al Extremadura fue abrupta en el sentido de que el club tardó un mes en poder inscribirle por problemas con el tope salarial. Lo logró a finales de septiembre: “Nos va a ayudar muchísimo por su veteranía, en saber estar, concentración e intensidad”, valoró Juan Sabas, que entonces era el entrenador del equipo de Almendralejo.

Cuando se incorporó al Deportivo advirtió que no veía el momento de la retirada y que en su currículum figuraban tres ascensos. “La mía es una historia de superación, me ha costado llegar al fútbol profesional y valoro mucho dónde estoy y dónde he llegado”, explicó. Su detención ha cogido por sorpresa a un equipo que festejaba el agónico triunfo de la noche del lunes ante el Mallorca que le mantiene en la lucha por el ascenso. Sería el cuarto para Íñigo López.

Trayectoria

  • Logroñés: 2002.
  • Las Rozas: 2002-04.
  • Atlético B: 2004-06.
  • U.D. San Sebastián de los Reyes: 2006-07.
  • Alcorcón: 2007-10.
  • Granada: 2010-13.
  • Paok Salónica: 2013-14.
  • Celta: 2014.
  • Córdoba: 2014-15.
  • Huesca: 2015-18.
  • Extremadura: 2018-19.
  • Deportivo: 2019.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >