Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¡Pinche negro, pítale bien!”: el árbitro que puso al fútbol mexicano frente al espejo de su racismo

El silbante Adalid Maganda asegura que fue despedido de la Federación Mexicana de Fútbol por el color de su piel. Tras su cese, su vida le ha puesto de frente a la discriminación en su país

Maganda, tras la entrevista de EL PAÍS.
Maganda, tras la entrevista de EL PAÍS.

Adalid Maganda se ha acostumbrado, sin quererlo, a la incredulidad. Está seguro de que nació en las costas de Acapulco (Guerrero), de que es mexicano, aunque día a día la gente que conoce le hace sentir un forastero, un invasor. Maganda reconoce sentirse en el punto de mira de los insultos, del racismo y de la xenofobia. Su empleo como árbitro profesional de fútbol ha intensificado los insultos. Ha acusado a la Federación Mexicana de Fútbol de que le despidieron por su color de piel. Cuando pidió una explicación de por qué no le asignaban partidos lo único que escuchaba de su jefe era “¿qué quieres pinche negro?”.

Desde 2001, Maganda no conoce otra profesión que la de ser juez de partidos de fútbol. Empezó en los circuitos semiprofesionales en el puerto de Guerrero. Su apuesta era ganarse un contrato en la Federación Mexicana de Fútbol y durante todo ese recorrido fue cuando empezó, por primera vez, a recibir vituperios por ser afromexicano. En México uno de cada 100 mexicanos es afrodescendiente, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). La comunidad afromexicana se ha concentrado en dos Estados de México, Guerrero y Oaxaca, de acuerdo con el perfil sociodemográfico realizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México.

“En tercera división iba a los estadios y me gritaban ‘¡pinche negro, márcale bien!”, cuenta en entrevista con EL PAÍS. En YouTube hay un vídeo de 2009 en el que un medio local de Morelos muestra a un aficionado burlándose y gritándole “¡negro, hijo de la chingada, te voy a lavar la boca con gasolina!” e incluso se sugiere que favoreció a un equipo determinado por “ser de piel morena”.

Maganda se resistía a contestarle a la gente en las gradas y también a los jugadores, se mostró impasible y aguantó hasta mediar finales de la segunda división mexicana y juegos del torneo de copa. En un 2015, el réferi se acercó al vestidor del equipo de Pachuca para revisar los uniformes. Los futbolistas “empezaron a hacer unos sonidos bastante extraños, como si fueran unos chimpancés. Eran insultos hacia mí. Cuando entré al sector profesional pensé que sería distinto al amateur”, rememora.

Todo marchaba bien en la trayectoria de Maganda hasta el verano de 2017 cuando la Comisión de Arbitraje mexicana cambió de mando y la asumió Arturo Brizio, un exárbitro internacional. “Tenía una proyección para estar en primera división, sin embargo, llega y mi carrera se va para abajo. Mis compañeros me preguntaban si tenía problemas con algún comisionado. Pasaron meses y meses hasta que me desesperé. Le preguntaba por qué no me consideraban y me respondían: ‘por pinche negro”, cuenta. Logró hablar con Brizio y con dos de sus colaboradores Julio Escobar y Jorge Gasso. Maganda recuerda el siguiente diálogo:

−Por favor, necesito que me digan por qué no arbitra el negrito – dijo Brizio

−Ha tenido malos juegos, malas decisiones – replicó Gasso

−¿Entonces por qué no me lo dicen? A los demás sí les ponen vídeos para decirles de sus errores- preguntó Maganda

−¿Por qué no te regresas a Acapulco, allá a las lanchas? – mencionó Gasso

“El señor Brizio ha sido muy elitista. No le gustan las personas bajitas, ni de color”, insiste Maganda. El presidente de la Comisión de Arbitraje, en distintas ocasiones, ha negado rotundamente los hechos. "No puedo dar una opinión al respecto porque este tema está en los tribunales. No vale la pena que haga algún comentario por recomendación de mis abogados", aseguró Brizio a consulta de este periódico. 

Adalid presentó una demanda en contra del presidente de la comisión de colegiados y en contra de la empresa que le contrató, la Federación Mexicana de Fútbol. “Busco justicia, no se vale que alguien racista ocupe un puesto tan importante. Quiero regresar al arbitraje”, explica. Durante el proceso que inició el verano pasado, el gremio de árbitros solo le hizo una llamada por teléfono. Algunos de sus colegas le han respaldado, aunque su apoyo no ha sido público, “hay miedo”, intenta explicarlo el silbante acapulqueño. Desde que dejó el silbato su vida está acorralada en el racismo.

Maganda cuenta que en septiembre pasado tomó un taxi cerca de su hogar, en Ecatepec, una de las zonas con mayor inseguridad en la periferia de Ciudad de México. El vehículo avanzó unos 100 metros hasta que otro auto le cortó el paso y de este bajaron dos hombres armados. El árbitro mexicano pensó en lo peor. A Adalid le pidieron una identificación oficial. “Es apócrifa, ¡tú no eres mexicano!”, le soltaron y le hicieron salir del coche. “¿Lo dices por mi color?”, replicó.

El colegiado no puede asegurar si esos hombres armados eran policías o no, pero sí recuerda que le revisaron su cartera y móvil. “Aquí te llevó la chingada por falsificar documentos, maldito colombiano de mierda”, le repetían. Adalid forcejeaba hasta que le dieron una paliza y le esposaron. “Para soltarme me pidieron cantar el himno nacional y me preguntaron quién era Miguel Hidalgo. En mi propio país me siento extranjero”, recuerda. Ese tipo de situaciones, admite, le suceden muy a menudo y trata de salir acompañado a la calle.

Mientras el caso de Maganda se resuelve en los tribunales, el árbitro ha montado una empresa de seguridad privada. “Quiero presentar un precedente en mi país. Ante nuestra ley los negros no estamos reconocidos, los indígenas sí”, menciona Adalid, el silbante que cada vez que va a un aeropuerto le hablan en inglés o le hacen una pregunta que para él ya es rutinaria: “¿a poco usted es mexicano?”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información