Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España ofrece a Marruecos presentar una candidatura conjunta con Portugal para el Mundial 2030

El rey Mohamed VI se ha mostrado "muy receptivo" a la propuesta de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez y el rey Mohamed VI en el Palacio Real de Rabat, durante el encuentro mantenido este lunes. En vídeo, declaraciones de Sánchez sobre la cooperación con Marruecos en inmigración.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido este lunes a Marruecos presentar una candidatura conjunta con Portugal para optar a la organización del campeonato mundial de fútbol de 2030. Sánchez ha presentado esta fórmula en Rabat al primer ministro marroquí, Saadedín Al Othmani, y al rey Mohamed VI, quien "ha sido muy receptivo" a la propuesta. Según Sánchez, si prospera la oferta "será la primera vez que se presenta una candidatura entre dos continentes".

El presidente, antes de emprender el viaje de regreso a España, ha dado por sentado que la propuesta era aceptada por las autoridades marroquíes, porque ha concluido: "Vamos a empezar a trabajar en la presentación de la candidatura".

Fuentes de la presidencia aseguran que la candidatura tendría muchas posibilidades de ganar la organización del campeonato, ya que España y Portugal podrían arrastrar los votos de un buen número de países europeos e iberoamericanos, mientras que Marruecos puede atraer a los africanos y árabes.

El primer paso para una nueva candidatura de España como sede de un próximo Mundial lo dio el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, en su visita a La Moncloa del pasado 13 de septiembre. Acompañado del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, Rubiales pidió esa mañana al presidente del Gobierno apoyo para optar a organizar la Copa del Mundo de 2030 o la Eurocopa de 2028. La presencia de Infantino en el encuentro suponía un espaldarazo implícito al proyecto del máximo organismo del fútbol. En la reunión, Sánchez le dijo a Rubiales que en principio le parecía bien la idea, y que la estudiaría.

En aquel momento, la RFEF, cuyo proyecto se encontraba aún en una fase muy embrionaria, contemplaba la posibilidad de optar al torneo de manera conjunta con Portugal, como ya había hecho Ángel María Villar, antecesor de Rubiales, al solicitar el Mundial de 2018 que se llevó Rusia. Desde la federación se apuntaba a las buenas relaciones entre Rubiales y Fernando Gomes, su homólogo portugués, para explorar esa vía. Pero, también desde las oficinas de la RFEF, se descartaba la opción de incluir a Marruecos en el paquete.

Marruecos compitió en junio pasado por organizar el mundial de fútbol de 2026, que finalmente se celebrará entre EE UU, México y Canadá. En el dosier oficial de su candidatura, subrayaban la importancia del país como nexo entre dos mundos: “Marruecos se sitúa en un cruce de caminos global, un lugar especial donde lo oriental se encuentra con lo occidental y Europa se encuentra con África, a tan solo 14 kilómetros de las costas españolas”. Y explicaba uno de los principales motivos por los cuales ese era su quinto intento de albergar el torneo, que sería “una Copa Mundial de la FIFA para toda África, un catalizador para el orgullo, el progreso y la cohesión a lo largo y ancho de un continente”.

El informe, que destacaba la proximidad de las ciudades anfitrionas (“en un radio de 550 kilómetros de Casablanca”), resumía con optimismo el estado de las instalaciones del país: “El proyecto para los estadios comienza con cinco recintos ya existentes, completamente reformados para cumplir con las normativas de la FIFA, y tres estadios de última generación, incluyendo el muy esperado Grand Stade de Casablanca con capacidad para 93.000 espectadores”, decía.

El último gran torneo internacional de fútbol celebrado en España fue el Mundial de 1982, en el que la selección cayó eliminada en la segunda fase de grupos. En 2030 habrían transcurrido 48 años. Antes había sido sede de la fase final de la Eurocopa de 1964, que ganó en el Bernabéu contra la URSS. Entre los países europeos campeones del mundo, solo Inglaterra y España han organizado un único Mundial. Italia acogió los de 1934 y 1990; Francia, los de 1938 y 1998, y Alemania, los de 1974 y 2006. Marruecos ha competido media decena de veces por organizar un mundial de fútbol pero no lo ha logrado ninguna.

Si finalmente se activa esta candidatura, se encontrará con rivales que ya se han puesto en marcha. Uruguay, Argentina y Paraguay ya anunciaron en julio de 2017 una propuesta conjunta para el que sería el campeonato del centenario de la primera edición, la de 1930 en Uruguay. Corea del Sur ha hecho ya movimientos públicos para aliarse con Corea del Norte, Japón y China. Y Reino Unido e Irlanda se han aproximado bajo el padrinazgo de Alexander Ceferin, presidente de la UEFA. Incluso Marruecos había adelantado sus intenciones de insistir, inicialmente junto a Argelia y Túnez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información