Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eusebio Di Francesco: “El Real Madrid juega ahora como el Barça”

El entrenador de la Roma analiza las claves del partido que enfrentará este miércoles a su equipo contra el campeón de Europa

Eusebio Di Francesco, en la ciudad deportiva de la Roma. En vídeo, declaraciones del técnico en la rueda de prensa previa al partido de 'Champions' contra el Real Madrid.

Eusebio Di Francesco (Pescara, 1969) apura un espresso en la barra del bar con su cuerpo técnico mientras los cadetes salen del entrenamiento. Sube Dzeko a un Bentley y Kolarov a un Smart. Fotos con los chavales. El ambiente en Trigoria, la ciudad deportiva de la Roma, es familiar y sencillo. Se respira club. Pero la Roma no pasa por su mejor momento y su entrenador, experto en descifrar este particular entorno desde sus tiempos de centrocampista giallorosso, sabe que está en la mirilla. “Los resultados generan ansiedad”, señala mientras se acomoda en la terraza para la entrevista. Llega la Champions, un parón para olvidar la Serie A y recordar de lo que es capaz la Roma: fulminó al Barça en el Olímpico contra todo pronóstico y se quedó con el Liverpool a un gol de la final en Kiev. Esta vez será más difícil pillar desprevenidos a los rivales. Di Francesco tiene algunas ideas para golpear al Real Madrid.

Pregunta. Diga la verdad, ¿pensaba realmente que podía remontar el partido de semis contra el Barça?

Respuesta. En la ida no merecimos perder 4-1 y la preparación del partido consistió en demostrar a los chicos que habíamos tenido nuestras posibilidades. Estábamos en buenas condiciones mentales y físicas. Fuimos más agresivos y, cuando llegó el primer gol, ahí creímos. Pero si se fija, yo en el partido de liga de ese fin de semana ya reservé a algunos jugadores clave. Y fui muy criticado.

P. ¿El Barça les subestimó?

R. Eso pregúntaselo a ellos. Yo, desde luego, no les subestimé.

P. ¿Más dura fue la caída luego contra el Liverpool?

R. Una vez que llegas a semis ya no te contentas con eso. Pero por desgracia en el partido de ida cometimos demasiados errores. Y la verdad es que yo en la vuelta pensaba que se podía levantar. Hubo algunos episodios…

P. El arbitraje fue un elemento polémico en aquellos cruces. ¿Qué le parece que no haya VAR en Champions?

R. Yo no era favorable al VAR, pero si lo usas en las competiciones domésticas, todavía tienes más motivos para hacerlo en Champions, donde se exige más transparencia. Debería uniformarse.

P. ¿Cómo se prepara un partido contra el Real Madrid?

R. El Real Madrid es el equipo con más calidad de Europa. Significa que cometen muy pocos errores, como en general el futbol español: capacidad de tener el balón y equivocarse poco. Hay un modo de trabajar conjuntamente que les hace sentirse más fuertes de lo que incluso son.

P. ¿Y eso cómo se combate?

R. Intentaremos no desnaturalizar nuestra mentalidad. Iremos a jugar, siendo agresivos, haremos nuestro partido… aún sabiendo que con el Real Madrid es más fácil que lo hagan ellos. Pero no estaremos ahí solo para esperar a que nos den un bofetón, porque entonces nos lo darán. Intentaremos darles alguno también.

P. ¿Cómo ve a este Real Madrid respecto al año pasado?

R. Trabajan más como equipo, más compactos. Buscan más la presión conjunta. Tienen una mentalidad grande y saben dormir el partido cuando es necesario, aunque quizá un poco menos que con Zidane. Ahora son más continuos en su propuesta.

P. ¿Son peores sin CR7?

R. Él resolvía muchos partidos, pero el equipo no está notando su ausencia. Tiene jugadores de una enorme calidad, seis titulares de la selección. Son como la Juventus en los años precedentes, que tenía la base de la Nazionale. Y además tienen a uno con una seguridad impresionante: Sergio Ramos. Tiene una calidad impresionante, cambia el juego de un lado a otro de forma increíble. Lo hizo el otro día con España, modificando el equilibrio de todo un equipo, incluso cuando vas con una presión fuerte. Y no todos los defensores son capaces de hacer eso, te lo aseguro.

P. ¿Qué jugadores son más complicados de parar?

R. Benzema es un delantero fantástico. No juega solo en el área, abre espacios, hace jugar. Pero a mí me vuelve loco Asensio. Creo que es el futuro del futbol español junto a Saúl. Sabe jugar en distintas posiciones, y eso es muy valioso.

P. El año pasado jugó contra el Barça y este contra el Real Madrid. ¿Cuál es la diferencia principal para afrontarlos?

R. La diferencia es que con el Barça era dentro o fuera. Esto es una liguilla y cambia un poco la perspectiva. El Barça tenía una organización de juego y un talento extraordinario como Messi que te podía matar en cualquier momento. Quizá tenían algo más de movimiento del balón… Pero el Madrid juega ahora más como el Barça y el Barça como el Madrid antes.

P. Ambos equipos han mantenido la hegemonía del futbol europeo en la última década. ¿Por qué el futbol italiano no logra salir de la fase crepuscular?

R. Hemos invertido menos. Y los que lo han hecho, como la Juve, han ganado todo. Ahora hay más competitividad: hemos fichado a más jugadores importantes y este año el campeonato tendrá más calidad. El hecho de que haya venido Cristiano es bueno para todos.

P. ¿Y el declive ha repercutido en la Nazionale?

R. El hecho de que hagamos jugar a menos italianos en los equipos es factor clave. Pero nace de una cultura general en el país donde no se da tiempo a los jóvenes para crecer y equivocarse. Para mejorar hay que cometer errores, y aquí se va muy rápido. La personalidad no se compra, se adquiere jugando con continuidad y pasando por decepciones, errores e ilusiones.

P. Hablando de comprar jugadores, el método Monchi tiene grandes ventajas. Pero ese trajín de entradas y salidas cada verano, ¿puede llegar a ser un problema?

R. Puede ser positivo o negativo. Da aire nuevo y estímulos, pero hay quien asimila antes y después los conceptos. Hay ventajas y desventajas. Pero yo ya lo sabía cuando nos conocimos. Él es el director y es justo que yo crea en él porque él ha creído mucho en mí. Trabajamos juntos, no uno frente al otro. Dividimos los éxitos y los fracasos.

P. Totti forma parte ahora también de ese equipo. ¿Cómo ha sido la transición del campo a los despachos?

R. Es como si no hubiese dejado nunca de jugar. Conoce este vestuario mejor que yo y que los demás. Es una ventaja tenerlo y siento mucho su cercanía y el hecho de que pueda siempre aconsejarnos. Él podría tener un gran futuro como directivo, pero depende de él. Fíjate, yo empecé como directivo y he acabado siendo entrenador.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información