Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Champions League exalta el optimismo del Real Madrid

Sergio Ramos, capitán del triple campeón consecutivo, declara que hay cosas que han mejorado sin Cristiano, y Lopetegui se declara ilusionado ante la visita de la Roma

Real Madrid Champions Ampliar foto
Ramos bromea con Nacho durante el entrenamiento del Madrid, este martes. EFE

La Champions regresa al Bernabéu (21:00, Movistar) como la salutífera brisa fresca que cada otoño disipa los malos humores de la Liga. Llega de la mano de la Roma, el equipo que en abril alcanzó (y desperdició) la semifinal, y que ahora se tambalea embarcado en un incierto proceso de cambios en su plantilla. Da lo mismo, en realidad, que el rival venga bien o mal. En el cosmos de la UEFA encuentra refugio el Madrid ante las fatigas del campeonato español, el más exigente del mundo por la concurrencia de entrenadores y futbolistas con la cultura táctica más avanzada. Después del resbalón de Bilbao (1-1) la Champions devuelve el optimismo a Valdebebas, cuyos habitantes se repiten que están más unidos, que ahora juegan más como equipo, que tienen más el balón y que los embarga una imperecedera “ilusión”. Incluso sin Cristiano, o, mejor dicho, por causa suya, del hombre que durante nueve años metió un promedio de un gol por partido pero que, por su propia naturaleza, promovía el individualismo.

Lo dijo Bale la semana pasada y lo explicó el entrenador romanista, Eusebio di Francesco, refrendado este martes por el capitán madridista, Sergio Ramos, uno de esos raros futbolistas de primer nivel que hablan como si no le tuvieran miedo a la censura. “Es cierto que Cris te da muchas cosas y que también te quita otras”, dijo Ramos, “te quitaba muy pocas, pero como bien dice Di Francesco éramos muy verticales con él, jugábamos mucho a la contra aprovechando su velocidad. Quizás ahora esas virtudes que tenía el Madrid con Cris hay que adaptarlas a la actual plantilla. Ahora el Madrid tiene más posesión, otra manera de hacer daño a los rivales”.

“Ilusión”, respondió Julen Lopetegui cuando le invitaron a que confesara qué sentimientos le inspira el debut en el banquillo del Madrid en una competición que el equipo viene de conquistar tres veces consecutivas con otro entrenador. “Nuestra plantilla nos encanta”, zanjó.

La Roma no será el obstáculo más grande. Solo ha ganado un partido de cuatro en la Serie A y ahora visita un campo que, en Champions, espanta: el Madrid ha perdido solo dos de los últimos 42 encuentros en Chamartín.