Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uruguay golea a un México en construcción (1-4)

Luis Suárez comanda a la celeste en el primer partido sin Óscar Washington Tabarez en un partido en el que el Tri confió en sus juveniles

México vs Uruguay
El equipo uruguayo celebra su primer gol. EFE

Uruguay no cambia de coraza. Los charrúas, ahora sin las órdenes de Óscar Washington Tabarez, mostraron la misma fuerza que en el Mundial. Su víctima fue un equipo de México que aún busca quién dirija a su equipo absoluto. El entrenador interino, Ricardo Ferretti, aceptó hacerse cargo solo por los amistosos del resto del año. Su apuesta, ante la falta de un proyecto de la Federación, fue llamar a los jóvenes. El resultado fue una goleada 1-4 en la que Luis Suárez desquició con sus avanzadas. 

Los uruguayos, fiel a su sello, anotaron el primer gol del partido desde el tiro de esquina. José María Giménez marcó con la cabeza y superó a los extraviados zagueros mexicanos. La respuesta del Tri fue inmediata cuando Hirving Lozano, la luz del equipo, fue derribado en el área. Su colega, Raúl Jiménez, engañó a Muslera para el 1-1. El partido lucía abierto hasta que apareció Luis Suárez. El del Barcelona cobró un tiro libre en el que Guillermo Ochoa no pudo llegar a la esquina. Minutos después, Lucho se lució al tirar un penalti a favor a lo Panenka. El gesto liquidó a un equipo mexicano que prescindió de la convocatoria de Andrés Guardado, Héctor Herrera, Carlos Vela y a Javier Chicharito Hernández. 

Al inicio del segundo tiempo, Suárez dio una asistencia a Gastón Pereiro para un gol aéreo que concretó el 1-4. Desde el banquillo de Uruguay, Fabián Coito, descansó a sus jugadores estelares. Coito se hará responsable de la dirección técnica luego de que finalizara el contrato de Tabarez y de que la FIFA iniciara una investigación a la Federación uruguaya. El desorden administrativo no se reflejó en la cancha.

En México, pese a la derrota, resulta un respiro el primer partido en el equipo absoluto de los jóvenes a los que, de forma escalonada, les tocará ser los embajadores del cambio generacional. Ahí se mostraron Erick Gutiérrez, Víctor Guzmán, Roberto Alvarado y Diego Lainez. Uruguay se saborea el presente; México, con la mira en el mañana, lo padece. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información