Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Nadal, sufrir para crecer

El número uno, en octavos, revitaliza a los 32 años la fórmula de su éxito: a más dificultades, mejor rendimiento: “Todo el mundo pasa por días complicados, lo importante es encontrar la solución”

Nadal celebra un punto durante el partido contra Khachanov.
Nadal celebra un punto durante el partido contra Khachanov. AFP

En el laberíntico elenco de caracteres que existe en un mundo tan individualista como el tenis, los hay que funcionan a partir de un escenario amable, cuando vienen bien dadas y todo carbura, o bien los que encuentran la fuerza tractora a partir de la adversidad. Si la historia se tuerce, los primeros tienden a quebrarse, mientras que la inversa, los segundos necesitan de un estímulo desfavorable para potenciar su mejor versión. A este segundo grupo pertenece Rafael Nadal, un campeón con una mente a prueba de bombas y una fortaleza psicológica sin igual. En su última comparecencia, contra el ruso Karen Khachanov, el granítico número uno no estuvo demasiado lejos del precipicio, pero fue ahí, a un par de palmos del acantilado, cuando se enderezó y realmente encontró el esplendor necesario para alcanzar los octavos.

Nadal, de 32 años, es un campeón que no se entiende desde el tedio. Al verdadero Nadal solo se le reconoce a partir del vértigo y las emociones fuertes, y sus prestaciones se multiplican cuando la situación es más y más hostil. En esa tesitura, la del drama, Nadal es el auténtico Nadal. Ocurrió en el pulso de la tercera ronda, que arrancó mal y progresó peor, porque el vendaje en la rodilla remitió por instantes a episodios poco agradables. Khachanov, un joven con una proyección estupenda, apretaba fuerte y se había llevado el primer set. A continuación apareció en la pista el médico para examinar la articulación y el inicio de la segunda manga, break abajo, empañó todavía un poco más el duelo. Sin embargo, ahí fue, con todo en contra, cuando asomó el Nadal genuino.

Una vez más, el de Manacor volvió a sortear el cepo en el que seguramente hubiesen caído muchos otros. Desactivó varias fases de emergencia, remontó por cuarta vez este año y salió airoso del lío después de resistir a un asedio de golpes furibundos. Redujo a Khachanov, se citó con Basilashvili (37º en el listado de la ATP) y ofreció una reflexión sincera que apunta a que de aquí en adelante se verá a un Nadal superior. “Hoy [por ayer] no ha sido mi mejor partido, evidentemente. Ha sido un encuentro muy difícil y contra un rival duro, y además yo no he tenido mi mejor día”, concedió en declaraciones al canal Eurosport. “Pero todo el mundo pasa por partidos complicados y lo importante es encontrar la solución, y hoy yo he sabido encontrar esa solución”, amplió.

Silencio sobre la rodilla: “Hoy no es el día...”

“Lo importante es que en los octavos voy a estar en la pista. Necesito mejorar, pero días como los de hoy, en los que le ganas a un buen rival sin estar a tu mejor nivel, son más importantes que cuando juegas a la perfección y ganas 6-3, 6-3 y 6-3... Una victoria así te da confianza y me produce mucha más satisfacción que la del otro día frente a Pospisil”, valoró el mallorquín, que esta campaña ya había logrado voltear antes episodios especialmente peliagudos en Londres (contra Del Potro), París (Schwartzman y otra vez Del Potro) o Roma (Zverev). “Este tipo de partidos son los que involucran a la gente”, remató, sin querer comentar nada sobre la atención que recibió en la rodilla derecha, un contratiempo que no es nuevo: “No voy a hablar de eso, estamos en medio de un torneo importante y lo único que puedo decir es que voy a estar al cien por cien en la siguiente ronda”.

No obstante, Nadal se marchó reforzado, con un triunfo vitamínico que se hizo extensible a la estadounidense Serena Williams. La ganadora de 23 grandes firmó una actuación redonda ante su hermana Venus (6-1 y 6-2, en 72 minutos) y su sombra va aumentando en Flushing Meadows. “Ha sido imposible hacer nada”, expuso la hermana mayor; “este ha sido el mejor partido [y han sido 30] en el que mejor ha jugado contra mí”. Junto a Williams progresó la defensora del título, Sloane Stephens (6-3 y 6-4 a Victoria Azarenka) y el que volvió a salir temprano fue Stan Wawrinka (7-6, 6-4 y 6-3 con Milos Raonic). También quedó eliminado Fernando Verdasco, inferior (7-5, 7-6 y 6-3) a un Del Potro que desfila con una inercia muy positiva.

RESULTADOS DE LA 3ª RONDA

CUADRO MASCULINO: Roger Federer, 6-4, 6-1 y 7-5 a Nick Kyrgios; Novak Djokovic, 6-2, 6-3 y 6-3 a Richard Gasquet; John Millman, 6-4, 4-6, 6-1 y 6-3 a Mikhail Kukushkin; Joao Sousa, 7-6, 4-6, 7-6 y 7-6 a Lucas Pouille; Philippe Kohlschreiber, 6-7, 6-4, 6-1 y 6-3 a Alexander Zverev; Kei Nishikori, 6-4, 6-4, 5-7 y 6-1 a Diego Schwartzman; David Goffin, 6-4, 6-1 y 7-6 a Jan Lennard-Struff.

CUADRO FEMENINO: Carla Suárez, 5-7, 6-4 y 7-6 a Caroline Garcia; Maria Sharapova, 6-3 y 6-2 a Jelena Ostapenko; Madison Keys, 4-6, 6-1 y 6-2 a Aleksandra Krunic; Dominika Cibulkova, 3-6, 6-3 y 6-3 a Angelique Kerber; Lesia Tsurenko, 6-4 y 6-0 a Katerina Siniakova; Naomi Osaka, doble 6-0 a Aleksandra Sasnovich; Marketa Vondrousova, .7-6, 2-6 y 7-6 a Kiki Bertens; Aryna Sabalenka, 7-5 y 6-1 a Petra Kvitova.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información