Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estadio de Vallecas permanecerá cerrado al público por seguridad hasta octubre

LaLiga ha decidido aplazar el partido Rayo-Athletic Club que estaba previsto el 1 de septiembre

Una mujer cierra uno de los accesos al estadio del Rayo Vallecano.
Una mujer cierra uno de los accesos al estadio del Rayo Vallecano.

El Estadio de Vallecas, donde el Rayo Vallecano juega sus partidos de Liga, permanecerá cerrado al público hasta mediados de octubre, ya que las obras que se están realizando en el campo no garantizan la seguridad de los espectadores. Así lo decidió este lunes la Comunidad de Madrid, propietaria del coliseo, en una reunión con el club y LaLiga, después de que la constructora que realiza los trabajos —que iban a acabar el 15 de septiembre— haya pedido un aplazamiento de un mes. LaLiga emitió un comunicado en el que confirmó que se aplaza el encuentro previsto para este mismo sábado ante el Athletic Club.

Ahora se está estudiando qué se puede hacer con los dos siguientes partidos del equipo madrileño, frente al Alavés y el Espanyol. El Rayo, por su parte, criticó en un comunicado que en las reuniones previas mantenidas con la Comunidad se garantizó que con las obras "no habría problema alguno que interfiriera en la celebración de los partidos mientras se acometiesen tales obras".

Los socios y simpatizantes del Rayo conocen en su propia piel el mal estado del campo que visitan cada dos semanas. Los asientos están sucios, muchas luces no funcionan, las gradas parecen de otro siglo y los baños son, en muchos casos, insalubres y pestilentes. Tras cada partido, es habitual ver en las redes sociales denuncias y fotografías sobre todas estas quejas. La trayectoria triunfal del equipo en Segunda —donde terminó primero el año pasado— no se corresponde con el nivel de sus instalaciones. El estadio pertenece a la Comunidad de Madrid, que lo cede gratuitamente al club, mientras que el mantenimiento cotidiano depende del Rayo. 

El Gobierno regional arrancó en junio unos trabajos de mejora —con un presupuesto de 1,2 millones de euros— para adaptar el campo a Primera y mejorar sus instalaciones. “Se trata de una obra estructural de mejora de las humedades en las cubiertas, mejora de graderíos, sustitución de los asientos, mejora de la accesibilidad de fuera adentro —se va a instalar una pasarela—, y la accesibilidad interna. También se van a retirar elementos obsoletos de publicidad”, explicó este lunes un portavoz de la Comunidad.

El primer partido de la temporada se disputó en Vallecas el pasado 19 de agosto con el Sevilla como visitante y con las obras como fondo, con lo que los aficionados convivieron con vallas y andamios. Al finalizar el encuentro, un niño de cuatro años cayó por el hueco de una de estas vallas, situada en el único fondo del estadio, y se precipitó a un metro y medio de profundidad, entre escombros. Aunque el niño no sufrió ninguna herida, saltaron las alarmas en las peñas del club y en el Gobierno regional. 

“La Comunidad de Madrid lleva muchos días trabajando para buscar una solución a este tema. El estadio de Vallecas es seguro, y el partido que se celebró allí [contra el Sevilla] se disputó con todas las garantías”, señaló el portavoz del Gobierno regional. “Tras el incidente en aquel partido, la Comunidad se reunió con la constructora y decidió que había que extremar las medidas de seguridad del próximo partido, que estaba previsto para este sábado, 1 de septiembre”, añadió. Así, el Ejecutivo de Ángel Garrido hace caso a un reciente informe técnico y considera que no puede entrar público al estadio hasta que finalicen las obras. "La dirección de obra  ha desaconsejado este lunes que entre público en las próximas fechas, porque se van a intensificar los trabajos que se vienen realizando", insistió este portavoz.

El Gobierno regional aseguró que, cuando arrancaron las obras, sugirieron al Rayo Vallecano que solicitara a LaLiga jugar como visitante las tres primeras jornadas, al igual que hizo el año pasado el Atlético en su estreno en el Wanda Metropolitano, o la Real Sociedad este año con su nuevo coliseo. El club donostiarra no jugará en el remodelado Anoeta hasta la tercera jornada. En el caso del Rayo, el club optó por no hacer la misma petición que la entidad guipuzcoana.

Ahora, el lugar en el que se disputen los partidos del Rayo con el Alavés y el Espanyol, depende de un acuerdo entre el club, sus rivales y LaLiga. Las opciones pasan por jugar a puerta cerrada, cambiar el orden de los partidos para disputarlos fuera de casa o bien hacerlo en otro estadio de la región. Dado que el Rayo ha alcanzado por primera vez los 13.000 abonados, solo serían una opción los estadios del Real Madrid, Atlético y Getafe, ya que el del Leganés es más pequeño.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información