Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça no sabe cómo despedir a Navarro

El club se alarga en la búsqueda una fórmula que satisfaga a la afición y al jugador en su paso a un cargo fuera de la cancha

Navarro, en un partido Barça-Khimki. Ampliar foto
Navarro, en un partido Barça-Khimki. Getty Images

Juan Carlos Navarro desea jugar una campaña más en el Barcelona, pero la estructura deportiva del club ya no cuenta con él. La situación es clara, pero el dictamen prosigue en la nebulosa. Quema en el club la asunción y el anuncio de una decisión de tal calibre, que afecta al jugador más emblemático del baloncesto azulgrana durante las dos últimas décadas. Nadie le ha comunicado todavía de forma oficial a Navarro que no se le espera el día 23 de agosto, la fecha en que está convocada la plantilla azulgrana para iniciar la pretemporada. Por el momento, su foto, su número 11 y sus datos prosiguen en la página web oficial del club en que se informa sobre la plantilla de baloncesto para el próximo curso.

Se entiende que debería ser el presidente Josep María Bartomeu quien saliera de una vez por todas a la palestra para anunciar que se ha decidido prescindir de Navarro como jugador y qué salida se le dará al contrato que el propio Bartomeu y el jugador firmaron el 19 de septiembre de 2017. El acuerdo tiene una validez de diez años y en él ya se recogía una cláusula por la que, una vez finalizada la temporada 2017-2018, se consensuaría si continuaba jugando o bien iniciaba una nueva etapa en la estructura del club.

Los días han transcurrido desde el final de la pasada temporada y en el entorno de Navarro se entiende que todos los pasos dados desde el área deportiva, con el directivo Joan Bladé, el director del Área de Deportes Albert Soler y el manager Nacho Rodríguez al frente, se traducen en que sencillamente no desean que el escolta de Sant Feliu juegue la próxima temporada.

El jugador siempre ha estado dispuesto a negociar. Así lo ha demostrado durante los últimos años en los que ha aceptado una rebaja en su ficha a cambio de prolongar la duración de su contrato. Pasó de ser el que más cobraba a no estar entre los cinco o seis mejor retribuidos en la plantilla. Le sorprende que Svetislav Pesic y Nacho Rodríguez no cuenten con él después de una temporada en que acabó jugando 24 minutos en el último y decisivo partido ante el Baskonia. Fue una campaña desconcertante para él, que tan pronto contó para el equipo titular como desapareció sin apenas disponer de minutos en varios partidos, cinco por ejemplo en la final de Copa ante el Real Madrid. En los 57 partidos que disputó entre la Liga, la Euroliga y la Copa, aportó una media de 6,1 puntos (35% en triples), 1,1 rebotes y 1,7 asistencia.

Un carrusel sin fin frente a una crisis sin fin

El Barcelona continúa buscando desesperadamente un revulsivo que ponga punto y final a la crisis en la que está sumido desde su último título de Liga en 2014. Ganó la Supercopa en 2015 y en la última temporada conquistó la Copa del Rey, de la mano de Svetislav Pesic, que actuó como revulsivo puntual tras la destitución de Sito Alonso.

El título de Copa galvanizó la crisis galopante, pero el resultado global de la temporada está lejos de los objetivos, con otra pésima actuación en la Euroliga y gris en la Liga. Se pretendió fichar a Jasikevicius, pero finalmente se desistió, se renovó a Pesic y se incorporó a seis nuevos jugadores.

 Navarro cumplió 38 años en junio y se ve con fuerzas y calidad para continuar en activo, de la misma que algunos de sus grandes amigos y compañeros de generación con su misma edad, caso de Pau Gasol en San Antonio Spurs o Felipe Reyes en el Real Madrid. Fijó su posición muy claramente tras el último partido del curso ante el Baskonia: “Tengo ganas de seguir la próxima temporada, no me quiero ir así, con esta derrota”, declaró aquel 10 de junio.

Navarro debutó en el equipo un 23 de noviembre de 1997 cuando tenía 17 años en un partido ante el Granada. Desde entonces siempre ha vestido de azulgrana, excepto una temporada, la 2007-2008, en la que compitió en la NBA con Memphis Grizzlies. En su palmarés: dos Euroligas, ocho Ligas, siete Copas, una Korac y cinco Supercopas.

La plantilla del Barcelona para la próxima temporada está prácticamente cerrada con las incorporaciones del base Kevin Pangos, el escolta Kyle Kuric, el alero Jaka Blazic, los ala-pívots Roland Smits y Chris Singleton y el pívot Artem Pustovyi, que se integrarán en el grupo formado por Heurtel, Pau Ribas, Hanga, Claver, Oriola, Séraphin y Tomic. La continuidad de Navarro, ahora, se antojaría fruto de una intervención personal de Bartomeu. De seguir, Navarro cumplirá 21 años en el Barça.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información