Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México: un ahora o nunca contra Brasil

El Tri quiere romper una racha de seis Mundiales sin superar la ronda de octavos de final

Brasil - México
Hernández durante el entrenamiento. Getty Images

En México se ponen un ultimátum, y es el partido de octavos de final. Es el momento clave para dejar en el sótano todos sus fracasos, el primero de ellos el traspié 0-3 contra Suecia. El Tri afronta un rival de suma categoría como es Brasil (9.00 hora de la capital mexicana; 16.00 hora peninsular). “Brasil es un gran equipo. Me atrevería a decir que es el mejor del mundo”, estimó el seleccionador Juan Carlos Osorio.

El combinado mexicano se resiste a recurrir a su pasado para tomar vigor. El ayer más glorioso que tiene el equipo es el de haber ganado la medalla de oro en los Juegos Olímpicos en 2012. Lo hicieron en un escenario digno de la épica: frente a Brasil (2-1), Neymar como figura, y en Wembley. “Tuve la oportunidad de estar en esa generación de la medalla de oro. Hay que vivir el presente”, pidió el centrocampista Héctor Herrera. De aquel plantel dorado hay siete futbolistas que se mantienen, de ellos cinco han tenido algunos minutos en la fase de grupos: Herrera, Marco Fabián, Giovani Dos Santos, Raúl Jiménez y Oribe Peralta; Javier Aquino y Jesús Corona han sido suplentes. Para el partido de este lunes, el Tri no podrá contar con Héctor Moreno, suspendido por doble tarjeta amarilla.

En el lado brasileño la producción de futbolistas se ha desbordado con la irrupción de nuevos talentos como Gabriel Jesús, Alisson y Firmino. De la generación de 2012 se mantienen en la nómina de Tite Thiago Silva, Marcelo –duda para el partido-, y el astro del PSG. Los brasileños han sido pocos efectivos con su ofensiva con 56 disparos, 19 tiros a puerta y cinco goles anotados. México se acerca con 44 remates, 12 a puerta y tres goles. “Colectivamente todos sus jugadores tienen la capacidad de controlar y pasar muy bien la pelota”, refirió Osorio, “tienen cinco gambeteadores de alto nivel como Neymar, Willian, Coutinho, Gabriel Jesús y Douglas Costa”.

El equipo mexicano llega un tanto maltratado por perder de las manos el liderato del grupo F frente a Suecia. Pese a mandar una alineación similar a la del partido contra Corea (1-2) cayeron estrepitosamente en los límites de quedar fuera. Los surcoreanos vencieron 0-2 a Alemania para acreditar a México en los octavos. “No pasamos gracias a Korea (sic), clasificamos gracias a nuestro trabajo. No perdimos por pendejos, de hecho clasificamos y ganamos conciencia porque tuvimos un gran rival y mentalmente vimos dónde mejorar”, escribió Javier Chicharito Hernández desde su cuenta de Instagram. Esa molestia la transformó, junto con Miguel Layún, en tinte rubio antes del partido clave.

Osorio es bien visto en Brasil. En 2015 se hizo cargo del São Paulo y, durante los 28 partidos que dirigió, redescubrió a Alexandre Pato al colocarle como un extremo izquierdo. “Juan [Carlos Osorio] intentó introducir otro tipo de fútbol en Brasil, otro pensamiento táctico. Ese aspecto le permitió poner a São Paulo en un buen momento que lamentablemente fue interrumpido cuando él dejó el club", se lee en una carta que escribió el delantero para el libro La libreta de Osorio (2015).

También se ganó el respeto del veterano portero Rogerio Ceni. “Es un técnico top, de los grandes entrenadores de América que conozco y ojo que he trabajado con mucha gente capacitada”, comentó el meta más goleador del mundo con 131 goles. “El fútbol mexicano, por sí solo, tiene una tradición muy semejante a la del fútbol brasileño”, estimó el brasileño en una carta dedicada a Osorio.

Cada jugador de la plantilla del Tri ha dicho que quieren ganar la Copa del Mundo. En su país les piden que logren su clasificación a cuartos de final, un escenario desconocido desde que organizaron el Mundial en 1986 en casa. El momento de México ha llegado y se llama Brasil.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información