Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lapuente: “La apuesta de México tiene que ser totalmente agresiva contra Brasil”

El entrenador mexicano que llevó al Tri a ganar la Copa Confederaciones en 1999 contra los brasileños recuerda la estrategia clave para neutralizar a Ronaldinho y compañía

Brasil - México
Lapuente en 2017. Getty

México juega como nunca contra Brasil y, en muchas ocasiones, le gana. Una de ellas fue en el césped del estadio Azteca en una final. Era la segunda edición de la Copa Confederaciones en 1999. El Tri, con una mezcla de la vieja guardia de inicios de los noventa con la incorporación de Rafael Márquez, le plantó cara a la canarinha de Dida y Ronaldinho. “Para ganarles hay que meter más goles que ellos porque seguro nos van a anotar”, pidió Manuel Lapuente (Puebla, 1944) el entrenador de ese escuadrón mexicano, a sus jugadores.

Esa noche los mexicanos dominaron a la capoeira con el desenfado de Cuauhtémoc Blanco al ganar 4-3. “Si no salimos a meter goles y a defendernos, nos ganan”, opina Lapuente a EL PAÍS sobre el partido de octavos de final entre México y Brasil (lunes 2 de julio, 9.00 hora mexicana; 16.00 hora peninsular). “La defensiva contra Brasil es muy difícil de lograr si te tiras para atrás. Hay que irlos a atacar y que no jueguen la pelota”, señala el exseleccionador del Tri de 1997 al 2000.

Manuel Lapuente recita, como si se tratara de un viejo poema, su alineación de 1999: Jorge Campos en la portería; Salvador Carmona, Claudio Suárez, Rafael Márquez y Ramón Ramírez en la defensa; en la línea del centro estaban Germán Villa, Pável Pardo y Francisco Palencia; en los costados Cuauhtémoc Blanco y Miguel Zepeda. Como punta José Abundis. “Palencia trajo muy amolados a los brasileños porque su resistencia y fuerza le dieron una potencia extraordinaria al equipo. Le dije: ‘Mira Paco, vas a marcar a este cabrón [a Zé Roberto] y que no la agarre, pero cuando tengamos la pelota arrancas como centro delantero”, recuerda. Su equipo también anuló a un Ronaldinho de 19 años. Al medio tiempo, los mexicanos lo ganaban 2-0. Agonizaron con el empate y lo ganaron.

El equipo mexicano ha ganado gallardía contra Brasil. El saldo de victorias favorece a los sudamericanos con 23 triunfos, siete empates, por 10 victorias de México, aunque ninguna ha sido en una Copa del Mundo. El combinado azteca perdió en la inauguración del Maracaná en 1950 por 4-0. Cuatro años más tarde, en Suiza 1954, perdieron 5-0. El Mundial pasado empataron 0-0 gracias a las intervenciones del portero Guillermo Ochoa. “Desde luego que necesitan la mejor versión de Ochoa, aunque la defensa no está mal y se debe comportar como en el partido contra Alemania”, opina Manuel Lapuente.

Brasil - México
El equipo mexicano que venció a Brasil en 1999. Getty

Otras victorias contra la samba brasileña han sido la final del Mundial sub 17 cuando la camarilla de Carlos Vela, Giovani Dos Santos y Héctor Moreno ganaron 3-0. La segunda y más reciente fue en los Juegos Olímpicos en 2012. El Tri ganó 2-1 al colectivo comandado por Neymar, Marcelo y Thiago Silva para colgarse la medalla de oro, otro hito histórico. De esa generación dorada se mantienen en el actual campeonato del mundo Héctor Herrera, Oribe Peralta, Javier Aquino y Raúl Jiménez. “La apuesta tiene que ser totalmente agresiva contra Brasil. No tengo dudas, pero debe ser con el equipo que presentó Juan Carlos Osorio contra los alemanes, se me hace muy bueno. Lo mismo ataca que defiende. Es una defensa sólida, una media constructora y una ofensiva realizadora. No haría más movimientos que de los que ya jugaron”, comenta Lapuente.

En Rusia, México sorprendió al vencer 0-1 a Alemania, en lo que fue el primer golpe en la calamidad del equipo de Löw. En el segundo juego se sacudieron de encima a Corea del Sur por 1-2. Contra Suecia, en la búsqueda para evitar a Brasil en octavos de final, cayeron 0-3 contra Suecia. Para Lapuente “perdieron porque jugaron muy desordenados, no sabían a qué jugar, no sabían si tocar la pelota hacia al frente. Se tiraron para atrás y no supieron qué hacer. Descuidaron la defensa y ahí vino la debacle”.

Desde la Copa del Mundo de 1986, México no ha jugado los cuartos de final y a partir de ese momento el leitmotiv ha sido “jugar el quinto partido”. Manuel Lapuente advierte del jugador más ofensivo de Brasil, el 10. “Van a jugar igual. Neymar va a jugar del lado izquierdo hacia el centro. Eso tienen que cuidarlo. Que no toquen el balón o que lo toquen lo menos posible. Hay que presionarlos por todo el campo, a nosotros [la generación del 1999] nos dio resultados. La prueba está en que metimos cuatro goles y ellos tres”, dice.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información