Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Era injusto quedar fuera después de dos victorias”

El equipo de México se somete a la autocrítica tras perder 0-3 frente a Suecia y poner en riesgo su pase a octavos de final

México Suecia
Moreno y Vela, durante el partido. AFP

La presión arterial del Tri se alteró en 100 minutos. El equipo mexicano, con el susto en las piernas, perdía al minuto 74 cero a tres frente a Suecia. Un trastazo que hacía mirar a la pantalla del móvil el partido entre Alemania y Corea del Sur, pendientes de que los alemanes no ganaran. La proeza de los surcoreanos, anotar dos goles en el tiempo de compensación de 10 minutos, se festejó en Ekaterimburgo como un gol de México.

"Era injusto quedar fuera después de dos victorias siendo que en otros grupos podían pasar por un punto", señaló el mediocampista Héctor Herrera, cuestionado tras el partido. "[Los suecos] Contragolpearon bastante bien, con mucha intensidad. Nos costó demasiado encontrarles algún hueco. Merecido triunfo. Y nosotros... A seguir. Esto sigue. Es una lección para lo que sigue", consideró el portero Guillermo Ochoa, quien atajó ocho tiros a puerta. 

La tensión mexicana comenzó antes del primer minuto del juego. El lateral izquierdo, Jesús Gallardo, saltó en busca de un balón y el silbante Néstor Pitana le amonestó. Eso desconcertó a los mexicanos y se aumentó cuando marcó un tiro libre a favor cuando Ochoa tomó el balón en el límite del área. A México le costó trabajo sobrevivir en la primera parte. La ofensiva poco generó, solo los tiros de Carlos Vela incomodaron. En el tiempo complementario, Suecia tomó la batuta y ahí encajaron los goles Augustinsson, Granqvist y un gol en propia meta de Edson Álvarez. 

"En ese momento", explicó Herrera sobre la zozobra de perder por tres goles, "empiezas a pensar todo lo peor, lo que puede venir en contra y quedar fuera. Los otros dos partidos lo hicimos bastante bien. Eso nos mantiene con el colchón no cometer un error como hoy. Sabemos que no nos puede volver a pasar". 

México - Suecia
El cónsul de Corea de Sur en México, Byoung-jin Han, durante los festejos del Tri en la capital. EL PAÍS

Juan Carlos Osorio, tras más de 50 partidos con el Tri, mandó al campo una alineación idéntica al partido pasado. Los ataques fueron neutralizados por la zaga defensiva y los costados cerraron la puerta para los centros al área. "Tenemos que seguir preparándonos para este tipo de escenarios cuando juguemos con equipos de fútbol directo con dos delanteros. Anteriormente recurríamos a jugar con tres defensores centrales y un mediocentro para controlarlo. Decidimos jugar 4-3-3, como lo estuvimos haciendo, [y] fue lo que nos costó", consideró el seleccionador que intentó variar a su cuadro base después de recibir los goles. 

"Hay que darle mérito a lo que hicimos, por eso estamos del otro lado no porque Corea le haya ganado a Alemania. Estamos del otro lado porque le ganamos a Alemania, porque le ganamos a Corea", explicó el capitán mexicano, Andrés Guardado. "Les dimos mucho espacio para el contragolpe", agregó. En las calles mexicanas, los aficionados salieron a festejar el pase a octavos de final con dedicatoria a una, según ellos, heroica Corea del Sur que consumó el fracaso de Alemania durante los 100 minutos que duró el partido. 

México, tras quedar segundo con seis puntos, jugará el próximo lunes 2 de julio, un día después de las elecciones presidenciales, en la Samara Arena contra el primer lugar del grupo E. Al Tri le piden rebobinar y jugar como lo hicieron contra Alemania. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información