Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos Laguna tritura al América para meterse a la final de la Liga MX

Los de Torreón vapulean 6-3 a las 'águilas' para meterse a la final contra Toluca

Rodríguez y Abella celebran el gol.
Rodríguez y Abella celebran el gol. AP

El equipo con el culto del ego como uno de sus valores, el América, ha caído al barranco. No fue fortuito, lo provocó un atinado equipo de Santos Laguna que hizo suyo el estadio Azteca. Las águilas habían encajado cuatro goles en la ida y necesitaban hacer un partido cuasi perfecto con una victoria 3-0. En media hora del partido de vuelta habían hecho dos.

El partido había iniciado plácido para los americanistas. Apenas al minuto 10, Oribe Peralta fue derribado en la zona caliente de los laguneros y el árbitro dictaminó un penalti. Gloria para el América en sonido de pitido. Cecilio Domínguez pidió el balón y venció al portero Jonathan Orozco. Un gol y faltaban dos para la gesta. Bastaron 12 minutos para que las águilas concretaran el 2-0 tras un mazazo con la cabeza de Bruno Valdéz. El americanismo estaba desbordado.

Los de Santos estaban acorralados. No podían salir sin que algún jugador águila pictoteara su control de balón. Miguel Herrera, estratega azulcrema, planteó una estrategia suicida al alinear a tres defensores centrales, sumado a un medio de contención y disponer todo al ataque con Ménez-Peralta-Martín y Uribe. Hasta el minuto 40 todo marchaba bien. El Piojo volvía a sonreír y su plantilla aflojó.

La siesta del América fue aprovechada por los pupilos de Robert Siboldi. Los medios de contención, Osvaldo Martínez y José Juan Vázquez, hurtaron balones para dar trazos largos hacia las puntas Jonathan Rodríguez y Julio Furch. En una estocada, el uruguayo Brian Lozano sacó picardía de la defensa para dejar en mano a mano, un fusilamento, a Rodríguez. Un movimiento y gol. Ahí quedó atascada la épica del América.

El santuario del águila, el Azteca, se encumbró con su equipo pese a saber que ya no les bastaba hacer uno, sino dos goles. Los hinchas azulcremas invocaron a las grandes hazañas de los suyos: aquella remontada del 4-1 frente al Tampico Madero en una final, la goleada 3-0 que consiguieron en los octavos de final de la Copa Libertadores contra Flamengo en el Maracaná; más reciente como el trofeo que le arrebataron al Cruz Azul en menos de dos minutos. Los recuerdos quedaron en eso, simples imágenes contrastadas con lo que los jugadores hacían en el césped.

El América arriesgó más, con alternativas al ataque y despreocupándose de la zaga defensiva. Oribe Peralta falló un gol de frente a la portería, también erró el colombiano Mateus Uribe, una estrella en los cuartos de final, pero una fugaz contra Santos. Varios remates de cabeza terminaron en las palmas de Orozco.

Los de Santos Laguna jugaron con el tiempo de sus oponentes. Se tomaban el tiempo para cobrar las faltas y también para prolongar su dolor en cada barrida, fuerte o no. Jonathan Rodríguez estuvo a punto de hacer un gol de idilio al pasar el balón por encima de un defensor para luego soltar un tiro de volea. Poste. América lo resintió. El mismo efecto lo consiguió Brian Lozano en un tiro libre.

La barrera de vidrio del América se quebró al minuto 85. Diego De Buen de los laguneros mandó un balón hacia la derecha para que Jesús Isijara, sin reparo, cruzara el balón y pusiera el 2-2. Un adiós al América. Los de Santos Laguna jugarán la final contra el Toluca. La última vez que los escarlatas ganaron la Liga MX fue en el 2010, precisamente frente a los de Torreón.

Si en Torreón fue una paliza, en el Azteca fue un trastazo al tuétano del América.

Más información