Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El clásico de Europa

Real Madrid y Bayern se han enfrentado 24 veces en la Champions. Los blancos se miden al último equipo que consiguió tres 'orejonas' seguidas

Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles al Bayern en la prórroga de los cuartos del año pasado.
Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles al Bayern en la prórroga de los cuartos del año pasado. Getty Images

Del bombo de Nyon salieron emparejados en una semifinal Real Madrid y Bayern de Múnich, el duelo europeo por excelencia, el más repetido, el clásico de la Champions. El conjunto español y el alemán se han enfrentado 24 veces; han ganado once cada uno y empatado dos. Sus vitrinas están repletas de orejonas, el trofeo más preciado. Entre ambos suman 17 Copas de Europa, casi nada. No hay duelo en el imaginario colectivo que huela más a fútbol.

“Ahora sí, carajoooooo”, escribió ayer Arturo Vidal en las redes sociales. El mensaje iba acompañado de los emoticonos del brazo marcando músculo y de un par de puñetazos. Tardó menos de diez minutos desde que saliera la bola del sorteo hasta lanzar el desafío el chileno del Bayern. Vidal, que el miércoles, en Múnich, tras eliminar al Sevilla, cogió un portátil para ver el final del encuentro entre Real Madrid y Juve, y maldijo el gol de penalti de Cristiano, es de los que más ganas le tiene al conjunto blanco. El año pasado, en la ida de los cuartos de Champions, falló la pena máxima del posible 2-0 antes del descanso y fue expulsado en el partido de vuelta en el Bernabéu por doble amarilla. No pudo jugar la prórroga.

Fue el último enfrentamiento entre Madrid y Bayern. Y el que —hasta el pasado miércoles contra la Juve— peor rato le hizo pasar al equipo blanco, el de las tres finales de Champions en cuatro años. Los alemanes, que habían perdido 1-2 en la ida, lograron igualar la eliminatoria en el Bernabéu y llevaron al eterno rival a la prórroga. Se encargaron Cristiano y Asensio de sellar el pase a las semifinales. De ese partido, por cierto, se sigue acordando Pep Guardiola, técnico del City que, tras caer eliminado y expulsado contra el Liverpool en los cuartos de Champions, dijo que el árbitro de aquel Madrid-Bayern había condicionado la eliminatoria.

Lewandowski y Ramos (que no será sancionado por estar en el túnel de vestuarios en el partido de la Juve) podrán volver a verse las caras. Robben volverá de nuevo el Bernabéu. También Jupp Heynckes, el técnico de la Séptima. Y volverá James, que decidió emigrar a Alemania el verano pasado porque no se sentía querido por Zidane. Son sólo algunos de los alicientes de esta semifinal. De los 24 enfrentamientos europeos entre ambos, por cierto, seis han sido en semifinales y el Madrid sólo ha ganado dos de ellas. La de la Octava contra el Valencia y la de la Décima con Carlo Ancelotti. Es decir, las veces que ha echado al Bayern de las semifinales, ha terminado levantando el trofeo.

Goleada a Guardiola

Tembló la hinchada ese año (2014) con el sorteo porque el Bayern de Guardiola, que se paseaba por la Bundesliga, parecía un equipo invencible. Y porque el Madrid había malgastado sus opciones de conseguir la Liga. Ancelotti, finalmente, le sacó los colores. El Madrid ganó 1-0 en el Bernabéu con gol de Benzema y goleó al Bayern en su casa por 0-4. Antes del descanso, los blancos ya habían noqueado a los alemanes con un doblete de Sergio Ramos y un tanto de Cristiano. El portugués anotó luego el cuarto. Los blancos expugnaron Múnich, donde nunca habían ganado.

La última eliminación del Madrid es la que sufrieron en las semifinales de la temporada 2011-2012. El equipo de Mourinho, que había perdido 2-1 en el Allianz Arena, cayó en la tanda de penaltis en el Bernabéu. Sólo marcó Xabi Alonso. Fallaron Cristiano Ronaldo, Kaká y Sergio Ramos, cuyo lanzamiento, muy por encima del larguero, desató el ingenio de los inventores de los memes.

Las otras cuatro semifinales que perdió el conjunto blanco se remontan a la temporada 2000-01 (derrota por 0-1 en el Bernabéu y derrota por 2-1 en Alemania), la 1986-87 (derrota por 4-1 en Múnich y victoria por 1-0 en casa) y la 1975-76. Ese año el Madrid empató a uno en casa y perdió por dos goles en Alemania, ambos de Gerd Müller. El Bayern consiguió ese año la Copa de Europa. Fue la tercera seguida. Por un extraño y mágico caso del destino, el sorteo ha querido que en el camino del Madrid hacía la hazaña de la tercera Champions consecutiva, esté el rival que lo logró por última vez.