Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid, de la BBC a la dupla Lucas-Asensio

Siempre que se le han complicado los partidos y ha querido remontar o ajustar cosas, Zidane ha apostado por los dos jóvenes

Cristiano besa a Lucas después de marcar el penalti que clasifica al Madrid para las semifinales de Champions.
Cristiano besa a Lucas después de marcar el penalti que clasifica al Madrid para las semifinales de Champions. AFP

Pasaron unos diez minutos antes de que la plantilla del Madrid celebrara el pase a las semifinales de la Champions en la intimidad del vestuario. Casi todos se quedaron en el túnel observando la bronca que montaron los juventinos por el penalti pitado a Lucas en los últimos segundos del partido. Allegri discutió con Sergio Ramos y Chiellini, Nedved, Buffon y el presidente Andrea Agnelli, según un testigo, insultaron y amenazaron al árbitro y a los futbolistas del Madrid. “Si no es por la policía y por el intento de mediación de Sergio Ramos, se arma la mundial”, cuentan desde el club blanco.

Una vez en el vestuario, Keylor Navas se refugió en sus rezos y en su taquilla, fastidiado por el error que cometió en el 0-3 de la Juve. Cristiano empezó a escuchar los gritos que venían de fuera, de parte de la hinchada que se quedó esperándole cantando: “Balón de oroo, Cristiano Balón de orooo”, y Lucas y Asensio recibieron los mimos de todos sus compañeros. Por haber conseguido el penalti que cambió el partido y por haber ayudado al equipo a mantener más el control de balón en la segunda parte. Con el 0-2, Zidane quitó en el descanso a Bale y Casemiro para dar entrada a Lucas y Asensio.

“Había que cambiar algo, no estaba contento con el planteamiento, pero no fue un cambio para castigar a Casi [Casemiro] y a Bale. Con Lucas y Asensio cambiamos un poco la dinámica, nos han aportado un poco más de energía en todos los sentidos. Era un cambio que había que hacer”, explicó el técnico francés al final del partido.

La dupla que consiguió ganarse la titularidad en París en la vuelta de los octavos de Champions después de haber revolucionado la ida en los 12 últimos minutos que disputaron, volvió a cambiarle la cara al Madrid este miércoles contra la Juve. Descompuesto y desquiciado después del doblete de Mandzukic, el conjunto blanco se rearmó con el control del balón de Lucas y Asensio, con sus ayudas defensivas se le vio más organizado.

No es la primera vez que el técnico del Madrid recurre a los pequeños de la plantilla (Lucas es, por cierto, el futbolista que más partidos ha disputado con Zidane, 113). Esta temporada lo ha hecho todas las veces que ha necesitado remontar un partido o ajustar aspectos que no le estaban gustando. El último fue este miércoles. Ocurrió también en Turín en el partido de ida. Lucas entró por un desaparecido Benzema en el minuto 57 con 0-1 en el marcador (Asensio en el 74 por Isco cuando el marcador ya estaba en 0-3). En la ida contra el PSG entraron en el minuto 78 (Lucas por Casemiro y Asensio por Isco) con el marcador en 1-1 y participaron en las jugadas del 2-1 y 3-1. Asensio, en concreto, dio el pase de gol a Marcelo en el 3-1. Tres semanas después, tomaron el Parque de los Príncipes desde el once titular. Fabricaron la jugada del 0-1 de Cristiano. “Están los dos en un momento muy bueno”, dijo Zidane.

Las últimas balas de Bale

Contra el Valencia en Mestalla en Liga, Lucas entró por Bale en el minuto 68 y Asensio por Benzema en el minuto 77; el marcador estaba en 1-2 y el mallorquín dio el pase a Marcelo en el 1-3. Hay más encuentros en los que Zidane tiró de los dos para intentar cambiar el partido. En Vigo (aunque terminara en empate a dos) y también en Abu Dhabi en la semifinal del Mundialito. Con el 1-1 contra el Al-Jazira, Lucas entró por Isco y Asensio por Kovacic en el minuto 67. El gallego terminó dándole el pase del gol de la victoria a Bale. En Girona, en uno de los peores partidos del Madrid, Zidane también buscó revolucionar el encuentro con sus dos recursos favoritos. Quitó a los dos laterales para dar entrada a Lucas y Asensio en el minuto 65. No hubo remontada. Tampoco contra el Tottenham en casa cuando ambos entraron faltando quince y diez minutos respectivamente con el 1-1.

En un Madrid con un Bale gris y un Benzema que no encuentra portería, Asensio y Lucas se han convertido en vitamina extra. Al galés, comentaban ayer desde Valdebebas, ya solo le quedan tres balas, las semifinales de Champions y una hipotética final.