Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristiano Ronaldo sale del letargo

El portugués del Real Madrid, con mejores datos fisiológicos que en los últimos años, pasa en un mes de marcar cada 311 minutos a hacerlo cada 53

Cristiano Ronaldo durante el partido contra el Alavés. En vídeo, Zidane valora su actuación.

El único que no vaciló a Cristiano Ronaldo el sábado en el vestuario del Bernabéu después de la goleada al Alavés fue Karim Benzema. Gracias a la generosidad de su compañero, el francés tiró su primer penalti en Liga desde que está en el Madrid e intentó hacer las paces con la hinchada. Todos los demás asaltaron al portugués con un “¡El próximo me lo dejas a mí, eh, Cris!”. Cristiano ha salido del letargo goleador en el que andaba metido. En el último mes ha marcado más del doble de goles (10) en Liga que en los cuatro meses y medio anteriores (4). En los últimos seis partidos (tres dobletes, un hat-tricky un tanto suelto contra el Betis) promedia un gol cada 53 minutos. En el largo otoño y principio de invierno en el que buscó cobijo en la Champions, uno cada 311 minutos.

“Él sabía que el balón tenía que terminar entrando”, apuntan desde Valdebebas. Era lo que defendía día sí y día también Zidane, su entrenador. Para él no había caso Cristiano aunque no marcara o marcara tan poco comparado con todas sus anteriores temporadas en el Madrid. El técnico estaba tranquilo —el portugués menos, siempre que no marca acaba desquiciado— porque le observaba entrenarse a diario con la misma profesionalidad que siempre y porque conocía los datos que manejan en el cuerpo médico.

Esos datos revelan que, fisiológicamente, está mejor que las tres últimas temporadas. Se trata de las medidas de la grasa muscular, la flexibilidad muscular y la respuesta anaeróbica. “Su edad biológica es inferior a la cronológica. Basta con ver cómo se mueve por el terreno de juego y su estructura muscular”, explican desde la Ciudad Deportiva del Madrid.

Cristiano, que cumplió 33 años el pasado día 5 y es padre de cuatro hijos, no ha cambiado de alimentación, pero con el paso de los años sí algunos aspectos a la hora de entrenarse. Trabaja menos la masa muscular —cuando llegó al Madrid en verano de 2009 con 24 años le pidieron que no hiciera tanto gimnasio en casa, que era suficiente con las horas que echaba en Valdebebas— y más los aspectos que tienen que ver con la explosividad y la velocidad. Parece, además, haber hecho suya la estrategia que defendieron José Ramón Esnaola y Andrés Palop. El primero, exportero de la Real y del Betis, colgó las botas con 39 años; el segundo con 41. Ambos defendían que cuando se hace veterano y pasa de los 30, un futbolista debe pesar cada año un kilo menos.

Más fino

Si se miran las fotos de sus primeros años en el Madrid y se comparan con los últimos, a Cristiano se le ve más fino. Ha buscado menos masa muscular y más velocidad. Las cifras goleadoras siempre las ha ido manteniendo. Salvo en los primeros cinco meses de esta Liga. Si entre el 20 de agosto y el 20 de enero necesitaba ocho remates a puerta para marcar un gol, en el último mes ha anotado uno cada dos disparos a portería. Ha recuperado su efectividad. La producción rematadora no había variado demasiado, sí el acierto. En los primeros cinco meses de Liga promediaba 44 toques de balón por partido; en este último, 47. Los remates son los mismos: una media de siete por encuentro y uno más (de dos a tres) a portería.

La pegada del Madrid también ha mejorado en este último periodo. Los blancos han marcado 30 goles en las últimas siete jornadas, casi los mismos (32) que en las 18 anteriores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.