Liga Santander | Leganés - Real Madrid

Modric y Marcelo, lesionados en el bíceps femoral, duda para el PSG

Zidane, que confía en que vuelvan "rápido", asegura que no se ha cansado de entrenar: "Voy a pelear por quedarme siempre en el Real Madrid"

Zidane durante el entrenamiento del martes.
Zidane durante el entrenamiento del martes. Emilio Naranjo / EFE

A dos semanas de visitar el Parque de los Príncipes para jugarse la clasificación a los cuartos de la Champions League, o lo que es lo mismo, para mantener viva la temporada, a Zinedine Zidane se le acumulan los problemas. El último, Luka Modric. Este martes el centrocampista no apareció por el entrenamiento previo al partido liguero frente al Leganés e instantes después el técnico confirmó que se había resentido de un problema en los isquios. "Creo que es poco", anunció Zidane, "tengo fe en toda la gente que trabaja aquí para que sea así y pueda volver rápido con nosotros". El de Modric fue el tercer contratiempo en una semana en la que el Madrid ha perdido a tres de sus hombres más importantes: el croata, Marcelo y Kroos, que sufre un esguince en la rodilla derecha. 

Más información

Poco después de la conferencia de Zidane, el club emitió sendos partes médicos sobre el estado de los dos primeros, ambos aquejados según los comunicados oficiales de "una lesión muscular en el bíceps femoral de la pierna derecha". También coincide el pronóstico que contiene el texto: "Pendiente de evolución". Todos son seria duda para la vuelta ante el PSG. "Me molesta la situación, pero es lo que tenemos. Voy a estar positivo, tenemos que esperar a ver cuántos días son y confiar en que sea poco", se resignó Zidane.

Al margen de la repentina plaga de lesiones, la comparecencia del francés giró precisamente en torno a su figura. Sus recientes palabras sobre el desgaste que genera el banquillo del Madrid aumentaron el ruido en torno a su posible renuncia a final de temporada. Zidane lo negó categóricamente. "Puede que a veces mis respuestas generen dudas, pero hasta que yo no me canse de este trabajo voy a seguir. Estoy bien aquí y voy a pelear por continuar. Aun así, tengas el contrato que tengas, se sabe que esto es el día a día y lo que pase se sabrá antes de terminar la temporada", avanzó el entrenador, que repitió el discurso hasta en tres ocasiones. "Es cierto que desgasta, pero soy joven, ¿eh? Tengo 45 años y no estoy cansado de entrenar. Disfruto igual que el primer día y mi pasión y mis ganas siguen estando intactas. Hay muchas críticas, muchos mensajes y a veces las cosas se sacan de contexto, pero estoy contento y quiero quedar aquí mucho tiempo".

Su deseo de continuar y la continuidad del equipo fueron las ideas más repetidas por el técnico antes de visitar al Leganés, verdugo de los blancos en Copa. La efectividad goleadora y las cuatro victorias en los últimos cinco encuentros son motivo de celebración para un Zidane que señalaba siempre a la falta de regularidad como motivo principal de la crisis de su equipo. "Últimamente estamos bien y queremos seguir con esta buena racha, con la misma concentración e intensidad para mantener lo que estamos haciendo. Jugar cada tres días es algo positivo, lo fue en el pasado. Sabemos que cuando uno gana jugando cada poco es más optimista. Ahora mismo es lo que necesitamos", espetó el técnico, que negó problemas físicos en el pasado. "Ese no era el problema. En el juego influyen muchos factores", señaló. "Estos jugadores son como fórmula 1. Están preparados y se recuperan rápido, pero cuando bajas la intensidad y la concentración, hay contratiempos. Últimamente lo estamos haciendo bien y lo que buscamos es hacer las cosas con continuidad, estar arriba siempre, que es lo más difícil".

Quien no parece estar en esa línea ascendente que evidencia el equipo es Gareth Bale. Revulsivo y gran esperanza del equipo tras regresar de su calvario muscular, el galés parece desconectado y deprimido tras su suplencia el día del PSG. Cuestionado por su actitud, Zidane fue menos categórico que de costumbre. "Es como es, lo intenta hacer lo mejor posible. La clave es darse cuenta de que el equipo es lo más importante y hay que dar el máximo por ello. Gareth lo intenta", aseguró el francés, que descartó haberse decantado definitivamente por los cuatro centrocampistas en detrimento del tridente. "En el dibujo y la forma de jugar también contra quien vas a jugar, cuál es la mejor opción para contrarrestar el plan del equipo rival. También importa mucho la forma de cada uno", reconoció.

Si es así, parece evidente que Zidane prolongará el protagonismo de Marco Asensio, revulsivo en Champions y protagonista en el Villamarín. El balear, secundario los últimos meses, acumula dos goles y dos asistencias en los últimos dos partidos. "Sabemos que puede marcar las diferencias. Es muy joven y todavía tiene que alcanzar su techo. Es importante, puede progresar mucho y es un jugador determinante como tantos otros en este equipo. Ojalá pueda seguir de esta manera". Mañana frente al Leganés, uno y otro, Bale y Asensio, apuntan al once.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50