SEVILLA-ATLÉTICO

Simeone: “Esté Diego Costa o no hay que ganar”

El técnico del Atlético combate el negativismo para remontar en Sevilla tras una semana negra plagada de contrariedades

Simeone, durante el último entrenamiento del Atlético previo al partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa ante el Sevilla.
Simeone, durante el último entrenamiento del Atlético previo al partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa ante el Sevilla.Rodrigo Jimenez / EFE

En menos de una semana, el Atlético de Madrid perdió con el Sevilla en la Copa, el club tuvo que digerir otro episodio de la violencia ultra, el Girona empató y Diego Costa cayó lesionado. Tampoco en ambos partidos emergió un equipo redondo y el Sevilla, al que deben remontar esta noche (21.30, beIN) el 1-2 de la ida, está en plena crecida tras su victoria en el Wanda Metropolitano y en Cornellá (0-3).

Ese cúmulo de contrariedades ha instalado ese ambiente de negativismo al que el Atlético es permeable en todos sus estamentos. Desde que se concretó el traspié con el Girona, Diego Pablo Simeone, veterano y experto en detectar los bajones en la ciclotimia de la entidad, trata de contrarrestar esa ola de inquietud y cierto pesimismo.

Más información

Si el sábado aseguró que “según ustedes [la prensa] estamos muy mal, según yo, bien”, ahora apela a la competitividad del plantel para reforzarlo anímicamente y restar trascendencia a la ausencia de Diego Costa. “Esté Costa o no hay que ganar. Siempre por encima de las individualidades está el equipo. Sólo hay que pensar en ganar. Hay partido y hay que jugar, desliza el técnico rojiblanco. “Tenemos jugadores muy importantes para seguir compitiendo como hasta ahora. Sin Diego íbamos segundos en la Liga y competimos bien en la competición más importante en Europa aunque hayamos quedado fuera”, insiste Simeone. De alguna manera, el técnico ha lanzado el guante a sus futbolistas. El grupo tendrá que pasar una reválida sin el jugador que le había revitalizado tras su fuerte impacto en el juego del equipo. Sin Costa, las miradas se centran en Antoine Griezmann. Cuestionado por una temporada muy alejada de su estatus deportivo y económico, ayer se esforzaba en afilar su puntería en un ejercicio de precisón con miniporterías. Sin duda, el de esta noche es un partido para Griezmann. Una oportunidad para recuperar su rol de futbolista determinante en una cita en la que está en juego parte de las aspiraciones del equipo en la temporada. Alcanzar la final de Copa, en la que el Metropolitano suena con fuerza como sede, es uno de los objetivos que se habían marcado. Una hipotética eliminación dejaría prematuramente la temporada en la pelea por la segunda plaza y por la Liga Europa. No hay

“La posición que tiene el club te obliga a ganar o tener que ganar”, asegura Simeone, que espera un partido áspero: “Será muy duro, con intensidad alta, con un rival en plena confianza y que intentará hacerse fuerte con su gente. Nosotros jugaremos con la necesidad a que nos obliga el partido de ida”.

A Simeone le preocupa la facilidad con la que en el partido de ida el Sevilla logró combinar por dentro. También en su cabeza imagina la necesidad de desarbolar la pareja de mediocentros que compone Banega y Nzonzi. “Hay que jugar con gente abierta como Carrasco y Correa y sacarles de su posición cómoda en el medio. La idea es ir por ese lado. Son los dueños del equipo hablando futbolísticamente. Cuanto menos intervengan, mejor”, analiza Simeone. No está claro que finalmente opte por alinear a la vez a Carrasco y a Correa. Eso supondría o jugar con un solo punta, o prescindir de Koke, Gabi o Saúl. En la portería, Simeone mantendrá a Moyá.

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50