VOLVO OCEAN RACE
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Con la cabeza en la siguiente etapa

El liderazgo sorpresa del Scallywag nos favorece de cara a que los rivales directos no cojan más puntos

Xabi Fernández, durante la etapa.
Xabi Fernández, durante la etapa.MAPFRE

Aquí seguimos en esta cuarta etapa de la Volvo, que está siendo más dura de lo que habíamos pensado, la verdad, ya que después de unas calmas ecuatoriales terribles nos está llevando más de una semana llegar a Hong Kong. 

Más información

Las condiciones son perfectas estos últimos días, de todas formas. Vamos viento en popa con más de 20 nudos y a más de 20 nudos de velocidad rumbo a la meta así que no nos podemos quejar. Casi todo el día, en pantalones cortos, una chaqueta -para no mojar las pocas camisetas que nos quedan-, mucha crema de sol y disfrutar todo lo que se puede de estas condiciones.

La cabeza la tenemos ya en la siguiente etapa. Siendo muy parecida es bastante diferente, ya que todo lo que es de popa ahora será de ceñida o de través, rumbos diferentes que no hemos navegado mucho en esta edición todavía, así que habrá que andar con ojo avizor. 

El ánimo está muy bien. Al barco llegan entrevistas y preguntas y vemos cómo el tono es de preocupación. Y preguntan si haremos muchos cambios. La verdad es que habrá que ver cómo se ha visto la etapa desde fuera pero yo creo que, como he dicho en repetidas ocasiones, no cambiaría a nadie en la tripulación, ni antes de la salida ni mucho menos ahora.

Creo que la gente siempre se excita un poco al ver resultados positivos, pero siempre hemos sabido que no íbamos a ganar todas las etapas ni mucho menos, ni que esto va a ser fácil, por lo que hay que estar más que contentos con lo que llevamos por el momento y seguir sumando puntos con buena letra.

En esta etapa, por ahora, tenemos una sorpresa, que es que el equipo hongkonés, el Scallywag. Va liderando con una buena ventaja y si no pasa nada raro podría hacerse con la victoria, cosa que nos favorece de cara a que los rivales directos no cojan el punto extra que hay por ganar cada una de las etapas.

Como decía antes: llegar a Hong Kong, descansar, dejar que nuestro equipo de tierra vuelva a poner el barco a tope ¡y a por la siguiente etapa! 

Poco más os cuento desde el Mapfre. Un abrazo a todos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción