Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yerry Mina, salsa y goles para un potente central

El nuevo fichaje del Barcelona, conocido por sus bailes, destaca por su juego aéreo y buena salida de balón

yerry mina Ampliar foto
Yerry Mina, en una imagen de archivo, celebrando un gol. EFE

Pichi, el negro de la salsa, o para que nos entendamos, un conocido cantante colombiano, hizo protagonista de una de sus canciones al parcero Yerry Mina. En el tema narra cómo el futbolista —parcero es solo una manera informal de dirigirse alguien— le presenta a una chica, “atrevida” y a la que le gusta la música. Quién sabe si tanto como al nuevo fichaje azulgrana, un central de 1,95 metros de altura —será el más alto de la plantilla, por delante de Piqué con 1,94m— que celebra los goles bailando salsa choke, una modalidad muy popular en Colombia, especialmente gracias a los numeritos del ex del Palmeiras.

Mina, que finalmente le ha costado al Barcelona 11,8 millones de euros —firma hasta junio de 2023, como el recién incorporado Coutinho, y tendrá una cláusula de 100 millones—, es el primer colombiano en la historia blaugrana. Juega de defensa, con fuerte vocación ofensiva. Acostumbrado a correr riesgos y lanzarse al ataque. Imponente en el salto, marca goles de cabeza y suma en alguna llegada inesperada al área, donde tampoco se le da nada mal meter la pierna y rematar las jugadas de sus compañeros. No en vano, en 49 partidos con el Palmeiras marcó nueve goles. Y a cada gol, una exhibición de salsa choke, estilo que él mismo se encarga de enseñar a sus compañeros en el vestuario.

Dice su padre, José Ulises, que Mina, de 23 años, es humilde y tiene don de gentes. Se crio en Guachené (al este de Colombia, a unos 45 kilómetros al sur de Cali), un municipio de unos 20.000 habitantes donde a todas partes se llega a pie: “Puedes andar 15 kilómetros sin darte cuenta. Además, estamos rodeados de vegetación y árboles frutales y eso hace que los niños aprendan de pequeños a subirse a los árboles para coger los frutos y vayan también a nadar al río. Todo eso ayuda en el desarrollo psicomotriz de los niños”, explicaba el progenitor en una entrevista a Mundo Deportivo.

Contaba el padre que Yerry, que debe el nombre al gusto de su madre por los dibujos de Tom&Jerry, de pequeño quería ser portero, como lo había sido él. Pero la vida del guardameta es demasiado sacrificada y el chico, tan alegre, se divierte más recorriendo el campo. Es rápido y potente, con un excelente juego aéreo. Y comete pocas faltas. También es fino, pues pese a su altura apenas pesa 75 kilos. Y lo que más destaca José Ulises de su juego es “su presencia y su elegancia”.

Además, le gusta sacar el balón desde atrás, detalle que no habrá pasado desapercibido para el Barça, adonde llega antes de lo planeado (se había acordado su traspaso para el próximo verano) por las urgencias de Mascherano, que tras ocho años en el Camp Nou se marcha a China para jugar en el Hebei Fortune en busca de más minutos para prepararse para el Mundial de Rusia.

Mina, internacional con Colombia, también irá a Rusia. Y está desde el jueves en Barcelona, adonde llegó acompañado de su tío, Jair Mina, que ejerce de representante. Ya ha visitado la ciudad deportiva en Sant Joan Despí y antes de su presentación pudo ver el partido del Barcelona ante el Celta. Su padre, que atendió, orgulloso, a los medios, aseguró a Radio Caracol que viaja también hacia España para asistir al momento en que su hijo se ponga por vez primera la camiseta de su nuevo club.

Más información